Confesión #28: Fui profesora por un día y me encantó!!!

Quizás creer en el destino pueda sonar un poco loco e inverosímil, pero creo que hay “señales” y oportunidades en esta vida que no podemos ignorar ni desaprovechar. Una de esas “cosas” me pasó el martes 02 de mayo 2017.

Estaba de lo más tranquila en mi oficina, chambeando, cuando recibí un mensaje por whatsapp de un amigo (mi ex-mentor de los Ynnovadores, aunque él detesta que lo llame “mentor”, así que dejémoslo como Maestro Jedi, aunque él está más encaminado hacia el lado oscuro, así que fácilmente podría ser un Sith). En su mensaje me decía que estaba enfermo y que no podría dictar la primera clase de la 7ma generación de la Academia ASEP y me pedía si podía reemplazarlo.

La noticia me cayó como un baldazo de agua fría, ya que la clase era sólo a unas horas de distancia del dichoso mensaje. Para serles sincera, por un momento dudé en aceptar la propuesta, pero algo dentro de mí me dijo que asuma el riesgo, para descubrir qué saldría de esa experiencia. Así que, después de unos minutos le dije que sí, y me envió la que iba a ser su presentación de la noche. Minutos después, me ubicó la Directora de la Academia para reconfirmar mi participación y ya estaba todo listo para mi debut.

Revisé el tema y vi que eran conceptos que ya había visto en la universidad y en la primera generación de la academia ASEP (de la que fui parte en febrero 2016 y que documenté en mi confesión #6). Además, también había aplicado parte de esos conceptos en mi chamba, así que en buena hora sabía que podía manejarlo. Eso me dio un poco más de tranquilidad, así que modifiqué un poco la presentación, cambié algunos conceptos y el orden de las diapositivas y ya estaba lista.

La clase empezaba a las 7pm en San Isidro, pero para estar más tranquila salí de mi oficina a las 5:45 y a las 6:10 ya estaba en la casa ASEP. No iba a la casa desde que ayudé a pintar una pared el año pasado, cuando recién se estaban mudando al nuevo local, y la verdad es que les quedó increíble!!!. La Casa ASEP transmite la vibra de ser un espacio de aprendizaje y colaboración para emprendedoras y emprendedores. Le di una última chequeada a las diapos y me quedé esperando a mis alumnas y alumnos.

Los más puntuales empezaron a llegar desde las 6:30pm y estuvieron en una salita de espera mientras terminábamos de limpiar el salón principal, colocar los materiales en las mesas de trabajo y pegar post-its en las paredes. Cuando llegaron les dijimos que escriban en los post-its de la pared, el porqué deseaban emprender. Una vez que lo hicieron, me acerqué a leer y la verdad es que son muy variadas las causas por las que deciden emprender, como por ejemplo: ser su propio jefe/a; desarrollar networking para potenciar su empresa, seguir su pasión, ayudar a los demás, etc.

Cuando ya estuvo casi llena el aula (tenía 20 almas viéndome fijamente), Chiara, la Directora de la Academia, hizo una breve introducción, presentó lo que es ASEP y luego me presentó a mi. Cuando me cedió la palabra, vino mi primera gran preocupación. ¿Qué les digo? ¿cómo me presento? ¿qué he hecho en mis cortos 25 años que merezca ser la pena ser contado? (entendiéndose que había gente que quizás me doblaba la edad como parte de la audiencia). Mi cerebro al toque me dio la respuesta: sé honesta, sé tu misma y no te subestimes, que la edad es sólo un número y para tener 25 años, has logrado muchas cosas, sino no estarías ahí parada. Esa inyección de autoconfianza me permitió seguir adelante.

Les conté que soy la responsable del área de innovación de una empresa de soluciones en fragentación de roca (sí, vendemos explosivos que hacen “boom”, pero muchas cosas más también, que ayuden a nuestros clientes a lograr sus objetivos). Les conté que estuve sentada como ellos al haber sido parte de la primera generación de la academia. También les dije que un par de veces quise emprender, pero por motivos y problemas diversos, ninguno de mis dos emprendimientos pudo ver la luz, pero que si quiero emprender algo propio algún día.

Una vez hechas las presentaciones empezamos. El primer tema fue identificar nuestro propósito en esta vida. Sé que suena a una pregunta existencial, y que quizás muchos de nosotras/os aún no tengamos la respuesta. Pero siempre es bueno hacer el ejercicio de introspección y poder conocernos cada vez más. Una vez dejado el primer desafío como tarea, pasamos a las presentaciones entre los chicos y chicas de esta generación. Se agruparon en parejas, y en bloques de 5 minutos cada uno le explicó su idea de negocio a su partner.

Luego, les pedí que compartan con toda la clase los temas de los que habían conversado, pero no que nos contaran su propia idea, sino la de su compañero/a. Esto nos ayuda a integrarnos y a saber escuchar y empatizar con la otra persona, lo cual es muy importante. El emprendedor de éxito no está sólo, no puede ser un “solopreneur” como una vez escuché. Siempre se necesita un equipo comprometido y enfocado para sacar las cosas adelante.

Una vez que todos contaron las historias, me di cuenta que el grupo era bien variado (lo cual es genial y sé que se hace un trabajo previo de filtrar los distintos perfiles para lograr tener un grupo multidisciplinario con diversos backgrounds), pero la variedad es positiva, ya que en estos contextos es donde se conciben ideas geniales. Pero, más allá de la heterogeneidad de perfiles, algo que compartían y que pude ver en todos/as, era esa pasión y chispa en los ojos por querer emprendeder algo o potenciar lo que ya estaban trabajando. Aunque parezca difícil de creer, de un salón de clases como ese, pueden salir futuros socios, co-founders, proveedores o clientes, lo cual me parece súper emocionante.

Después de que todos ya se conocieron de manera preliminar, hicimos un break de 10 min. antes de empezar con los trabajos grupales. El primer trabajo fue sobre el mapa de empatía, que es una herramienta que nos permite realmente ponernos en el pellejo de nuestros cliente, porque nos ayuda a cuestionarnos cosas como ¿qué siente mi cliente? ¿qué ve y oye en su entorno? ¿cuáles son sus principales dolores y con qué se siente feliz?. Esto nos sirve para darnos una idea de en qué área o rubros podemos emprender para solucionar los “dolores” de nuestros clientes. Algo que siempre ocurre, es que nos enamoramos de la solución (nuestra idea de negocio) pero no sabemos si responde claramente a un problema. Y si no responde a un problema, quizás los que pensamos que serían nuestros consumidores, al final no lo son. Hay que saber poner a nuestros clientes en el centro de lo que hacemos, ya que es básico para poder ofrecerles las mejores soluciones. Pueden profundizar más de esta herramienta en el siguiente link: (https://www.openfuture.org/es/toolbox/mapa-de-empatia)

sdr
Mis alumnas y alumnos desarrollando la dinámica. Fuente Propia

Y para cerrar la clase desarrollamos un caso con la herramienta del business model canvas (https://www.openfuture.org/es/toolbox/business-model-canvas). Esta herramienta nos permite en un sólo brochazo, analizar 9 bloques que construyen nuestro modelo de negocio. Si me preguntan cómo se conectan las dos herramientas, se conectan en muchos sentidos:

1) El mapa de empatía nos ayuda a descifrar el perfil de nuestros clientes. Con esto podemos llenar el bloque de construcción “Segmento de clientes” del Canvas.

2) En el mapa de empatía tenemos que identificar los “dolores” de nuestros clientes y eso es el input básico para definir nuestra propuesta de valor, es decir, cómo le vamos a solucionar la vida a nuestros consumidores, en ese aspecto específico que queramos atacar.

3) En el mapa de empatía, tenemos que poner que ve y que oye el cliente, lo cual nos va a dar una idea de los medios con los que nos podemos comunicar con ellos, y nos ayuda a llenar el bloque de canales a través de los cuales vamos a comunicar esa propuesta de valor que estamos diseñando. Además, una vez que tengamos la propuesta de valor y los canales de comunicación identificados, vamos a poder definir qué tipo de relación queremos establecer con cada uno de nuestros segmentos de clientes (hay modelos de negocio que pueden estar dirigidos a más de un segmento de consumidores).

4) Finalmente, conocer a profundidad a nuestros clientes también sirve para establecer cuáles son las actividades clave que se debemos realizar para desarrollar una relación con ellos y lograr fidelizarlos. Además, el costeo de esas actividades y recursos necesarios va en nuestra estructura de costos, que es otro bloque del modelo.

sdr
Trabajando en clase. Fuente propia

Ya para ir terminando, les cuento que me encantó la experiencia!!! (y ojalá les haya gustado a mis alumnas y alumnos también). Desde que estaba en el colegio me encantaba exponer y cuando estaba en la universidad, les enseñaba a mis amigos los temas de algunos cursos antes de los exámenes (cual profesora). Enseñar es algo que siempre me ha apasionado y que tengo entre mis metas de vida, ya que espero poder ser profesora universitaria (a tiempo parcial) en el mediano plazo. Y la lección de esta confesión es que no tengan miedo de aceptar esas oportunidades que les da la vida, por más pánico que sientan. Como bien dice el refrán: “el que no arriesga, no gana” (o en mi caso, “la que no arriesga, no gana” y creo que gané una súper experiencia.)

18198423_1937846083169080_2873249892284791891_n
Fuente: Facebook ASEP

Confesión #27: El blog cumplió su primer aniversario y yo ni enterada…

Desde hace algún tiempo que no escribo en el blog (19 de marzo para ser más exactos), no porque no quiera, porque en verdad me encanta escribir y me apasionan los temas de emprendimiento e innovación que comparto con ustedes, sino porque en estas últimas semanas han ocurrido algunos cambios en mi vida profesional que me han impedido darme un espacio para inspirarme y escribir en este blog que tanto quiero. Me disculpo por ello…(pero en el fanpage de Facebook del blog sí publico temas de interés continuamente, porque es más fácil compartir info en Facebook que escribir una entrada, que requiere más tiempo e inspiración.)

El cambio más importante en estos días es que, desde el 01 de abril 2017, he sido nombrada responsable del área de innovación de la empresa en la que trabajo, lo cual ha sido realmente increíble y es una noticia que estoy asimilando poco a poco, pero con mucho ánimo y energía para lograr que la innovación se vuelva parte del ADN de la organización y podamos desarrollar de manera continua soluciones innovadoras y sustentables que generen valor para todos nuestros stakeholders. Además, es nuestro deber desde las corporaciones, junto con el Gobierno, las Universidades, los emprendedores, aceleradoras, incubadoras e inversionistas, poder ayudar a construir ese ecosistema de innovación que tanto necesitamos para que nuestro país pueda seguir avanzando en la senda del desarrollo, mejorando la calidad de vida de tod@s l@s peruan@s.

En todo este trajín del cambio de puesto, es que me dí cuenta que la primera entrada de este blog la publiqué el 02 de abril del 2016. ¡Qué rápido se pasó un año! En esa primera publicación les explicaba porqué decidí iniciar este blog y qué es lo que esperaba de este espacio cibernético de conocimiento. Luego empecé a contarles algunas cosas un poco más personales, como el hecho que me aterraba hacer networking, pero es algo que he podido ir manejando en este año (aunque todavía siento mariposas en la panza cuando llego a un lugar y no conozco a nadie).

También les conté de mi primer acercamiento a la tecnología y la programación al participar en una hackathon y luego hacer un curso de un fin de semana de Ruby (que no es el nombre de una mujer, sino un lenguaje de programación). Como mis amigas y amigos vieron que estaba entrando a este mundo, me empezaron a preguntar datos y pedir consejos, por lo que les dediqué una entrada para ayudarlos con sus dudas.

En julio me disculpé por primera vez por “abandonar” el blog por casi tres meses, pero fue ahí que me di cuenta que era una intraemprendedora. Pero además de emprender dentro de la empresa en la que trabajo, también me gustaría emprender un proyecto de innovación social, y es por eso que fui parte de la primera generación de la academia de la Asociación de Emprendedores de Perú. Como mi curiosidad es prácticamente infinita y me encanta aprender temas nuevos cada día, es que estuve investigando acerca de metodologías para innovar, y es así que terminé aprendiendo los conceptos básicos de design thinking un sábado a la hora del desayuno. Además, dentro de esa búsqueda insaciable de conocimientos y eventos relacionados a estos temas, es que terminé participando en la clausura de un tour de innovación social, en donde me di cuenta por primera vez, que hay jóvenes como yo, que no estamos conformes con el mundo que nos rodea y que queremos hacer grandes cosas para romper el status quo y solucionar los grandes problemas de la humanidad.

Como mi cerebro es una máquina que trabaja 24/7 pensando en ideas para cambiar el mundo, en setiembre 2016, todas esas ideas empezaron a abrumarme un poco y me sentía como un cuy en una tómbola. En el camino que había recorrido hasta el momento, me di cuenta que la mayoría (por no decir todas) las iniciativas y esfuerzos que se realizaban para promover el emprendimiento y la innovación en el país, se realizaban en Lima, y algo que siempre he dicho es que el Perú no es sólo Lima, hay que pensar en la descentralización como algo básico en todos los aspectos del desarrollo de nuestro país.

En el proceso de generar un proyecto emprendedor e innovador podemos caer en distintos errores, y a mi me sucedieron dos cosas: me enamoré tanto de la solución que planteaba mi proyecto que me olvidé del problema que quería solucionar en primera instancia y no quería compatir mi idea con nadie por miedo a que me la roben. Pero conversando con personas sabias y experimientadas en este tema, me pudieron aterrizar en una, sin anestesia, lo cual me sirvió para despertar.

En ese proceso de “despertar” me di cuenta que, si bien queremos hacer muchas cosas en diversos campos de nuestra vida, hay que tomar las cosas con calma y saber encontrar el equilibrio que nos llevará a alcanzar nuestras metas, sin poner en riesgo nuestra salud física y mental.

Como la innovación es algo que siempre me ha fascinado, desde antes que me den la gran responsabilidad que les comenté al inicio, me inscribía en cuanto evento encontraba, y es así como participé en el Congreso Nacional de Innovación del 2016 organizado por la Cámara de Comercio de Lima junto con CONCYTEC, y tuve mi primer acercamiento a lo que significaba la innovación para las organizaciones. Mientras más cosas aprendes, más preguntas te haces y más cosas te cuestionas. Es totalmente normal, y eso me di cuenta a fines de octubre 2016.

Si bien me encantaba participar en varios eventos para aprender más y más, llegó un punto en el que me dije a mi misma que eso no era ni sostenible ni saludable. ¿Si nos la pasamos yendo a eventos cada vez que podamos, en qué momento vamos a poner manos a la obra y trabajar en las cosas que realmente van a generar el impacto y los resultados que deseamos? Es así como logré curarme de lo que muchos denominan eventitis.

Con el paso del tiempo, una/o puede madurar y ver las cosas con una mente más abierta, pero también empiezan a aparecer los miedos de no lograr todo lo queremos para nuestras vidas. Pero no podemos dejar que ese miedo nos paralice y nos impida alcanzar nuestros sueños.

En noviembre 2016, como era mi cumpleaños, me tomé un par de semanas de vacaciones para conocer Cusco, pero una enfermedad me malogró el viaje y me di cuenta de la importancia que tiene un buen estado de salud en el desarrollo de nuestra vida diaria.

En diciembre 2016 se realizó el segundo festival de innovación social en Lima (en el cual no pude participar por el tema de salud que les comenté en el párrafo anterior), pero les conté cómo fue mi participación en la primera edición. También, en ese mes, supe lo que era desenamorarse de un proyecto que al inicio creía infalible…

Como ya se acercaba Navidad, decidí escribirle mi carta a Papá Noel (aunque ya tuviera 25 años) para explicarle los cambios que consideraba que necesitamos, en nuestro querido país, para seguir creciendo como sociedad. Y con el nuevo año siempre viene un época de reflexión y de plantamiento de objetivos para los siguientes 12 meses.

En enero 2017 me puse a reflexionar acerca de lo que implicaba ser jefa y tener dos personas a cargo, lo cual fue una experiencia muy enriquecedora, ya que dejas de ser tu sólo/a y tienes que preocuparte por enseñar y desarrollar a las personas que te reportan, y brindarles espacios para que puedan alcanzar su máximo potencial. Y con respecto a mi faceta de blogger y emprendedora, por primera vez, sufrí un bloqueo creativo.

En febrero aprendí que por más que digan que está mal “ponerse la camiseta” de la empresa en la que trabajamos, yo creo firmemente que hay que saber “ponérsela” con sabiduría. Asimismo, en ese mismo mes quise abrir un espacio para mostrar los casos de éxito de mujeres emprendedoras a lo largo y ancho de nuestro país y lancé una entrevista piloto. Prometo que este 2017 van a ser más las iniciativas relacionadas a fomentar el emprendimiento femenino en el Perú.

Siempre es fácil rajar de que el Gobierno no hace nada por fomentar el emprendimiento y la innovación en el Perú, pero la verdad es que sí hay esfuerzos para invertir en el desarrollo de emprendimientos e innovaciones a nivel nacional. En este contexto, pude participar en la edición de aniversario del CINTECIN (Comité de Innovación Tecnológica Industrial), donde nos explicaron acerca de las iniciativas del Ministerio de Producción en este tema.

Finalmente, en marzo pude participar en dos interesantes eventos: uno que me ayudó a recuperar la fe en la humanidad gracias a los proyectos de 6 inteligentísimos talentos peruanos y otro evento en el que aprendí que la confianza es pieza clave para el desarrollo de cualquier actividad, especialmente si hablamos de negocios e inversiones.

Como podrán haber visto, ha sido un año de muchas experiencias interesantes y mucho aprendizaje y espero que los años que vengan sean mucho mejores. Muchas gracias a todas y todos aquellos que siguen este blog desde sus inicios y gracias también a todas las personas que se han ido sumando a lo largo de estos 12 meses. Espero que lo que escriba en estos post los ayude en sus emprendimientos y proyectos innovadores, y sus comentarios siempre son bienvenidos. Ya saben que me pueden contactar a través de la fanpage del Blog o del correo electrónico: confesionesdeunaemprendedora@gmail.com

¡Muchas gracias y que sigan las aventuras!

pexels-photo-27431

Confesión #26: La relación entre emprendedores e inversionistas debe basarse en la confianza

El viernes 03 de marzo por la mañana, tuve la oportunidad representar a la empresa en la que trabajo y participar en un interesante conversatorio con Brant Cooper realizado en UTEC Ventures.

Si se preguntan quién es Brant Cooper (como lo hice yo apenas recibí la invitación al evento) es autor del libro “The Lean Entrepreneur” y fundador de “Moves the needle“, empresa que ayuda a desarrollar culturas de innovación al interior de las organizaciones.

Acá les dejo el vídeo de presentación del libro:

En el conversatorio que tuvimos, la temática principal fue el desarrollo de las relaciones entre emprendedores e inversionistas y en la importancia de establecer lazos de confianza y métricas para medir el rendimiento de las start-ups.

Los principales highlights del conversatorio son los siguientes:

  • Brant comentó que el tener fallas es aceptable, en la medida en que se aprenda de los errores. Debemos poder admitir que no sabemos algo y buscar el conocimiento en diversas fuentes especializadas, demostrando humildad para aprender.
  • Nos mostró el “value stream dashboard” en el que detalla 7 momentos en el desarrollo del flujo de valor para los clientes.
brant-cooper-how-to-become-lean-corporate-entrepreneur-19-638
Fuente: Moves the Needle “Lean Innovation”
  • Cada etapa de este flujo debe tener indicadores que puedan ser monitoreados tanto por los emprendedores como por los inversionistas, ya que son el “termómetro” de qué tan bien le está yendo a la start-up.
  • Brant destacó la importancia de crear productos y servicios centrados en las necesidades del cliente, y que las empresas debemos ser capaces de escuchar la voz del cliente a la hora de definir la oferta de valor que vamos a entregar. Por ejemplo, quizás un producto nos parezca que aún está en desarrollo y le falta más I+D, pero si el mercado usa el producto tal y como está porque le genera un beneficio, debemos ser capaces de mantener esos parámetros que satisfacen al cliente y frenar nuestras ganas de seguir manipulando ese producto. El cliente es el que nos dice cuando el producto está ok. (Si queremos desarrollar nuevas formulaciones o nuevos productos, se podría hacer de forma paralela, manteniendo vigente lo que al mercado le funciona). La diferenciación para las empresas de bienes está en el servicio y en la experiencia de compra y de soporte post-compra que le brindan a sus clientes, y este servicio de valor agregado es el que genera pasión por nuestra marca en los consumidores.
  • Si bien el value stream dashboard puede parecerse al sales funnel, la idea es que en la gestión de la empresa se pueda eliminar la fricción y lograr que en lugar de un embudo, sea un tubo; y que los leads que ingresen se concreten en un 100%, buscando estrategias para incrementar la tasa de conversión. Un modo de lograr esto, es la reingeniería en diversos procesos, productos y servicios de manera periódica (p.e. cada 2 o 3 años), generando nuevas oportunidades de negocio y agregando valor al mercado lo antes posible (lean start-up). Es importante cerrar los primeros tratos cara a cara con el cliente.
  • En caso no tengamos datos reales para calcular el desempeño de una start up al inicio de sus operaciones, debemos trabajar con hipótesis acerca del comportamiento del consumidor, de la industria, de la competencia, incluso de los indicadores, etc. y luego validarlas conforme el negocio se desarrolle en el tiempo. El método de validación de las hipótesis debe ser consensuado entre el inversionista y el emprendedor. El emprendedor debe ser capaz de presentar evidencias al inversionista que sustenten que el negocio funciona.
  • Las dos principales razones por las que las start-ups fallan son: porque no tienen un mercado objetivo (el producto o servicio se desarrolla en base a las percepciones de los fundadores sin validación en campo) o porque quieren escalar de manera prematura (se debe validar cómo funciona el producto o servicio en campo antes de dar el siguiente salto, p.e. Prototipos – MVP). Otro error que se comente, es querer automatizar los procesos de marketing y ventas antes de conocer el mercado a profundidad.
  • La relación entre los inversionistas y los emprendedores debería ser de partners estratégicos sin barreras entre ambos. Una forma de relacionamiento entre estos dos actores, es la presentación de informes mensuales a los inversionistas con los resultados de los indicadores aprobados por ambas partes (al inicio de la relación contractual).
  • El emprendedor tiene que ser lo suficientemente transparente como para poder comentar las buenas y malas noticias a sus inversores, pero para lograr esto, el inversionista también tiene que ser capaz de generar un ambiente de confianza en el que no se satanicen los errores. Si el inversionista es muy estricto o poco flexible para fomentar este ambiente, lo más probable es que el emprendedor empiece a ocultar los problemas y quizás “maquillar” los indicadores, y es ahí cuando se producen los verdaderos problemas. Recibir malas noticias temprano es mejor que recibirlas tarde. Si un emprendedor quiebra la relación de confianza con su inversionista, lo más probable es que jamás vuelvan a hacer negocios juntos.
  • Los inversionistas deben ver a las start-ups como cualquier otro negocio, si diversifican van a encontrar un mejor retorno. Entrar al mundo de las start ups, ya sea como emprendedor o inversionista es como un “juego”. Se tiene que estar dispuesto tanto a ganar como a perder, y determinar qué tipo de riesgo se quiere asumir. El fracaso es parte del juego. No se debe entrar al juego si no se puede aceptar y gestionar el fracaso.
  • Un consejo de Brant para los emprendedores en el caso que fracasen, es que sean capaces, primero, de avisar con anticipación a sus inversionistas que las cosas no están yendo bien y luego que puedan tomar todas las lecciones aprendidas para analizar si se puede pivotear el modelo de negocio actual (y seguir yendo de la mano con sus inversionistas actuales) y no cometer los mismos errores en el futuro.
  • Los buenos inversionistas tienen presencia en social media (twitter, blogs, etc.). Están en constante búsqueda de emprendimientos en los cuáles puedan invertir a través de internet (angel.co; 500.co; Kickstarter.com) o de eventos del medio. Invertir en start ups locales ayuda a mejorar la economía nacional.
  • Otro consejo que dio Brant a los emprendedores, es que cuando estén cerca a los inversionistas, actúen como personas “normales”, es decir, que no hagan su pitch hasta que el inversionista se los pida. Primero hay que desarrollar la relación, antes de vender cualquier cosa.

Bonus track: Les dejo la presentación “Lean Innovation” en SlideShare:

Confesión #25: Un evento de Concytec me hizo recuperar la fe en la humanidad…

Como siempre les comento, navegando por Facebook se pueden encontrar eventos súper interesantes, como el que descubrí hace un par de semanas. El título del evento era “Reto de Impacto Global” el cual me llamó bastante la atención, ya que es algo en lo que siempre pienso: cómo impactar de manera positiva en el mundo, generando bienestar para la población.

16832033_1869946383250463_1579789596015696894_n
Fuente: Facebook Cienciactiva

Investigando un poco más en la web oficial de Cienciactiva, encontré lo siguiente:

“Singularity University y Cienciactiva del CONCYTEC organizan el Reto de Impacto Global – Perú, el cual desafía a los participantes a desarrollar soluciones innovadoras basadas en tecnologías exponenciales que ayuden a enfrentar once Retos Globales: Aprendizaje, Energía, Medio Ambiente, Alimentos, Refugio, Salud, Prosperidad, Seguridad, Agua, Espacio, Resiliencia ante desastres y Gobernanza.

Son 6 semifinalistas que competirán para ser seleccionados para asistir al Programa de Soluciones Globales (GSP) en Silicon Valley (EE.UU.) por 10 semanas con los costos de viaje cubiertos por Cienciactiva.”

Fuente: http://www.cienciactiva.gob.pe/retodeimpactoglobal/

Además, como el evento mencionaba a Singularity University, que es un centro de estudios mega hiper alucinante (donde quiero estudiar algún día), no lo pensé dos veces y me inscribí.

Una vez que llegué al local del Colegio Médico en Miraflores, me registré y esperé un rato hasta que abrieran las puertas del auditorio. Al principio, no había mucha gente, pero mientras pasaban los minutos el número de personas se incrementaba sustancialmente. Tanto así, que para las 7:30 ya éramos alrededor de 300 personas esperando ansiosas ver la exposición de los 6 finalistas.

Una vez que abrieron las puertas, encontré un asiento libre en la última fila (para tener la mejor vista) y vi un vídeo que estaban proyectando en la pantalla del escenario. El vídeo era el siguiente:

Cuando ya estaba el auditorio al 80% de su capacidad y todos los jueces estaban presentes en sus respectivos asientos en la primera fila, se dio inicio al evento. Empezó con la bienvenida de Gisella Orjeda, Presidenta del Concytec; luego, Yahir Delzo (responsable de la unidad de evaluación y selección de Cienciactiva) explicó los lineamientos con los que se evaluarían a los 6 finalistas; y finalmente, este primer bloque finalizó con un vídeo de Rob Nail, CEO de Singularity University, en el que nos daba la bienvenida al evento, felicitaba a los 6 finalistas y agradecía a todas las personas que hicieron posible este evento en el Perú.

dig
Fuente Propia

dig
Fuente Propia

El segundo bloque inició con la presentación de los seis finalistas:

dig
Fuente Propia

Me parece super importante resaltar la trayectoria de cada uno de estos 6 referentes en el ecosistema de I+D+i en el Perú, por lo que incluiré la información de cada uno de ellos que está publicada en la web oficial del evento. Las exposiciones se realizaron por orden alfabético de nombre, y con ese mismo orden colocaré sus descripciones y las de sus proyectos:

  • César Zevallos: Es economista de la Universidad de Lima. Emprendedor digital especializado en Sociedad de la Información y del Conocimiento con conocimientos de física pura, con tres décadas de experiencia promoviendo la ciencia y la tecnología. Primer peruano aceptado en TED, fundador de la Red Científica Peruana, organizador de TEDxTukuy. Interesado por el estudio y aplicación del Internet, Inteligencia Artificial, Cloud Computing y Big Data, con su proyecto creará una interface cerebral controlada con el pensamiento para incrementar la autonomía de las personas con discapacidad motora.
  • Jenniffer Espinoza: Bióloga de la UPCH, con Maestría en Políticas y Gestión de la CTI y MSc(c) en Bioquímica y Biología Molecular. Diplomado en Gestión de la Innovación por la Universidad de Leipzig y la UPCH. Su proyecto consiste en desarrollar un test de detección rápida del Virus Papiloma Humano, principal causante del cáncer cervical, que sea 10 veces más rápido y 5 veces más barato que los métodos actuales a través del uso de técnicas de biología molecular, bioquímica y nanotecnología, con proyección a beneficiar a 8 millones de mujeres en el Perú y a 2716 millones en todo el mundo.
  • Jorge Bardales: Químico Farmaceútico de la UPCH, es un apasionado de la ciencia y el uso de nuevas tecnologías con un enfoque social. Él está terminando su doctorado en Biofísica en la Universidad de Berkeley donde ha investigado mecanismos moleculares de regulación genética. Su propuesta de valor se basa en el uso de biología sintética para diseñar probióticos para la prevención de la diarrea en niños y poblaciones de riesgo.
  • Luis Flores: Ingeniero electrónico de la PUCP, experto en Fabricación Digital y prototipado rápido de robots. Graduado de Fab Academy UNI / Fab Foundation-MIT, egresado de Trotec Academy-Austria. Diplomado en biología sintética en Harvard y MIT. Reconocido por MIT Technology Review como uno de los TOP jóvenes innovadores menores de 35 años-Perú 2016. Co-Fundador de Jellyfish Biorobotics, startup que integra sistemas mecatrónicos con biológicos para prevenir y alertar en tiempo real los niveles elevados de contaminación por arsénico y metales pesados en el agua.
  • Tony Cueva: Ingeniero electrónico de la PUCP especializado en temas relacionados a las imágenes médicas y dispositivos médicos. Ha realizado estudios en gestión de proyectos y emprendimiento en la PUCP y MIT, respectivamente. Es co-fundador de Drop, el primer dispositivo con un tratamiento automático para reducir la sudoración excesiva, el cual busca mejorar e impactar en la calidad de vida de las personas con hiperhidrosis (3% de la población mundial).
  • Wiliam Trujillo: Físico de la UNMSM con maestría, doctorado y 03 posdoctorados, especialista en nanociencia y nanotecnología, tiene 3 premios internacionales, una de ellas a la mejor tesis doctoral en Física. Su proyecto consiste en el aprovechamiento biotecnológico de alcaloides (subproducto del tarwi) como pesticida orgánico. El tarwi es un superalimento que contiene de 40 – 55% de proteínas, 10-20% de aceites poliinsaturados, alto contenido de fibras y bajo en carbohidratos.

Luego de cada presentación, en la que los finalistas tuvieron que pitchear en inglés, me iba quedando más y más fascinada acerca de las diversas propuestas para cambiar el mundo que presentaban, y que generaban un impacto positivo en más de mil millones de personas en los próximos 10 años. Si bien mi formación no es técnica-científica (soy administradora de profesión) sí pude comprender el corazón de cada uno de los 6 maravillosos proyectos presentados.

Luego de las presentaciones y para que el jurado tuviera tiempo de deliberar, hubo la presentación de dos testimonios de ganadores anteriores de Reto de Impacto Global. Es así como pudimos escuchar las experiencias y aprendizajes de Mónica Abarca (GIC 2015) y Benito Juárez (GIC 2016)

dig
Fuente Propia
dig
Fuente Propia

Finalmente, cuando el jurado deliberó, subieron al escenario para nombrar a los ganadores de esta edición 2017: Jenniffer Espinoza y Jorge Bardales, a quienes les deseo muchos éxitos en el programa académico de 10 semanas que cursarán en Singularity University.

dig
Fuente Propia

En resumen, salí del evento con una sonrisa de oreja a oreja por muchas razones:

  • Me llena de orgullo saber que hay peruanos y peruanas que no están tranquilos con la situación actual nacional y mundial, y que, a través de la ciencia y la tecnología quieren ayudar a los demás, teniendo un impacto positivo en la mayor cantidad de personas posible.
  • Cuando me refiero a que recuperé la fe en la humanidad (un poco más, porque en la actualidad si tengo fe) es que pude escuchar a 6 seres humanos extraordinarios (8 si contamos a Mónica y Benito) y pude ser testigo de iniciativas que sé que van a mejorar la calidad de vida de poblaciones vulnerables en todo el planeta y revolucionar el modus vivendi y modus operandi tal y como los conocemos.
  • El espíritu de cambio y de querer hacer bien las cosas, que demostraron cada uno de los expositores, es bastante contagioso. Espero que más de una persona en ese auditorio haya salido con el bichito de querer hacer algo por su comunidad, por el país, por la humanidad. Yo si salí super inspirada y con un millón de ideas dando vueltas en mi cabeza, que debo aterrizar.
  • Otro punto a resaltar, es que los participantes de este concurso son de diversas regiones del Perú. Yo siempre digo que el talento está a lo largo y ancho de nuestro de país, y este tipo de concursos ayuda a descubrir esos talentos y potenciarlos con los contactos y las herramientas adecuadas. Hay que dejar de pensar que sólo se pueden construir grandes cosas desde la capital y fomentar la descentralización para el desarrollo de proyectos tecnológicos y sociales de alto impacto.
  • Un mensaje que me marcó bastante fue una frase que dijo Benito Juarez al hablar de la generación de proyectos sociales: “no es sólo lo que puedes llevar a un contexto adverso, sino lo que se puede crear desde ese contexto para el mundo”. A veces, queremos solucionar los grandes problemas de la humanidad desde una visión paternalista, en la que creemos que debemos llevar (y hasta a veces imponer) las soluciones que nos parecen “correctas” para una situación determinada, pero necesitamos entender a profundidad las necesidades propias de cada persona y comunidad que deseamos ayudar y ver la forma de co-crear soluciones sostenibles en conjunto que generen valor tangible para todos los involucrados.

Finalmente, quiero decirles que creo firmemente que todas/os tenemos un propósito en esta vida, y que no podemos simplemente vivir por vivir. Hay que buscar constantemente la manera de construir una mejor sociedad, tanto para nosotras/os mismas/os como para las futuras generaciones, desde una perspectiva de sostenibilidad, en la que analicemos el impacto generado por nuestras soluciones en los diversos stakeholders y en el medio ambiente.

 

Confesión #24: Hasta hace una semana no sabía que existía el CINTECIN

Siempre me ha apasionado todo lo relacionado a la innovación, pero últimamente la estoy viendo más de cerca en la empresa en la que trabajo, ya que estamos re-diseñando todo nuestro sistema de gestión de la innovación, lo cuál no es una tarea fácil pero es un reto super interesante y motivador.

Es por eso, que decidí investigar un poco más acerca del ecosistema de innovación en el Perú: cómo está articulado, quiénes son los principales actores, qué instituciones públicas y privadas trabajan en pro de la innovación en nuestro país, etc. y es así, como navegando en Facebook, me encontré (por obra y gracia del Espíritu Santo) con una invitación a la edición del aniversario n°11 del CINTECIN.

Si se preguntan qué es eso (como yo lo hice en su momento), el CINTECIN es el Comité de Innovación Tecnológica Industrial. No puedo creer que después de 11 años, recién me entere que contamos con este interesante foro para compartir experiencias de innovación en la industria peruana y que se reúnan todos los meses. Quizás el desconocimiento, en parte sea mi culpa por no haber investigado más a fondo, pero un poco más de publicidad o comunicación de las actividades del CINTECIN, tampoco estaría nada mal.

Hasta donde he googleado, el CINTECIN no cuenta con una página web oficial, pero todas las novedades las publica en su Fan Page de Facebook: https://www.facebook.com/cintecin/. Las/os invito a darle like para que estén al tanto de sus noticias.

El afiche que vi en Facebook y que llamó mi atención fue el siguiente:

16649265_943779422423974_8821124081687909518_n
Fuente: Facebook CINTECIN

¿Por qué decidir asistir? Porque me interesó bastante el tema del panel: retos y oportunidades de la innovación en Perú. Somos un país que todavía tenemos mucho por desarrollar en temas de tecnología, investigación e innovación, pero quería escuchar la opinión de estos expertos, acerca de lo que hacía falta en nuestro país para seguir fortaleciendo nuestro ecosistema de I+D+i.

Así que, el martes 21 de febrero le pedí permiso a mi jefe para salir a las 4:15pm de la oficina, y tomé un taxi hasta el auditorio de Produce. Una vez ahí, me ubiqué en un asiento y esperé que empezara el  evento. A las 5pm se realizaba la presentación del evento y 10 minutos más tarde empezó el primer expositor.

La primera ponencia fue de Raúl León, un ingeniero peruano que fundó dos empresas: NDT Innovations y Materials Research & Techonlogy. Raúl nos habló acerca de la creación de ambas empresas, así como de sus principales trabajos en todo el mundo. Es muy interesante escuchar este tipo de casos de éxito de compatriotas que triunfan en el sector tecnológico y de la investigación y desarrollo. Quizás este tipo de casos deberían ser más difundidos, para que más peruanas y peruanos sepamos que sí se puede hacer carrera en este sector, con buenos resultados, y que no sólo las grandes potencias pueden desarrollar tecnología y nosotros, los países en desarrollo, no sólo estamos destinados a comprar todo lo que desarrollan en el extranjero, sino que también tenemos el talento necesario para ser creadores. Lo que hace falta es descubrir, conectar y potenciar esos talentos creativos y generar clústers tecnológicos a lo largo y ancho del Perú.

La segunda ponencia titulada: “La Política de Innovación de Produce: Objetivos y Prioridades” estuvo a cargo de Gonzalo Villarán, Director General de la Dirección General de Innovación, Transferencia Tecnológica y Servicios Empresariales (DIGITSE). Gonzalo nos explicó de manera bastante didáctica, todos los esfuerzos que está realizando el Ministerio de la Producción, a través de diversos organismos para consolidar el ecosistema de innovación en nuestro país.

dig

Las/os invito a visitar las webs de cada una de estas iniciativas, para que conozcan más acerca de estas políticas públicas en materia de innovación:

El uso de cualquiera de estas herramientas depende del grado de sofisticación tecnológica de la empresa o startup y del ciclo de vida en el que se encuentra. En base al análisis de estos factores, también depende la forma de acceder a financiamiento: en primera instancia, a través de incubadoras y aceleradoras, luego de inversionistas ángeles y en una etapa más avanzada, a través de inversionistas de capital de riesgo.

dig

Estos son algunos de los instrumentos actuales para el fomento de la innovación en el Perú:

dig

Esta es la línea de tiempo de las startups y de cómo son apoyadas por Startup Perú:

dig

Y éste es el proceso a través del cual se impulsa la innovación y la tecnología al interior de empresas ya constituidas:

dig

En resumen, todo depende de la capacidad de fortalecer los ecosistemas actuales y potenciar la articulación productiva, para la generación de sinergias que nos permitan mejorar nuestra economía y crecer como país, ayudando también a la mejora de la calidad de vida de todos los peruanos y peruanas.

dig

Dos instrumentos que me parece importante resaltar son:

  • Reto Biodiversidad – StartUp Perú
  • Ayni Lab Social: es un laboratorio de innovación social creado el 14 de octubre del 2016, que tiene como finalidad identificar e implementar soluciones innovadoras para mejorar la calidad de vida de la población en condición de pobreza o vulnerabilidad.

dig

Finalmente, el evento cerró con el panel “Retos y oportunidades para la innovación en Perú” donde 3 expertos en el sector comentaron sus principales perspectivas acerca de lo que necesitamos seguir desarrollando para fortalecer el ecosistema innovador peruano. Los principales comentarios se centraron en la necesidad de que la triple hélice (Estado, Academia y Sector Privado) siga colaborando de manera articulada, para lograr resultados de alto impacto en el corto, mediano y largo plazo.

En línea con el punto anterior, el Sr. Carlos Fosca (Vicerrector Administrativo de la PUCP) mencionó que en la PUCP se están trabajando dos proyectos para colaborar con este ecosistema:

dig

Me parece super interesante que una Universidad en el Perú ya esté pensando en crear el Silicon Valley Peruano en las afueras de Lima, así como un distrito de innovación en el corazón de Lima. Obviamente, estas iniciativas deberían ser replicadas a nivel nacional, para fomentar la descentralización y lograr que todo el país esté en capacidad de desarrollar diversos proyectos de I+D+i, sin necesidad que todo se centralice en la capital, ya que el talento innovador se encuentra en todo el territorio nacional.

 

Emprendedoras Peruanas – Entrevista #01: GiftBox

Me parece super importante el poder dar a conocer, a través de esta plataforma, las empresas de mujeres peruanas emprendedoras que decidieron lanzarse de una vez por todas a la aventura del negocio propio. Además, ese es uno de los objetivos de este blog: fomentar el emprendimiento femenino en nuestro querido país y crear ese ecosistema de mujeres empresarias que nos brindamos ayuda y generamos sinergias que nos hagan crecer como personas y como profesionales.

No sé si les pasa, pero yo, cada vez que leo una entrevista, me inspiro a la acción. Me digo a mi misma ¿si ella o él pudo hacerlo, por qué yo no podría? Una entrevista creo que es una forma realista de conocer lo que está sucediendo con personas como una/o misma/o, con fortalezas y debilidades, aspiraciones, sueños, miedos, etc. que sobrepasan las adversidades y deciden tomar las riendas de su vida para hacer algo trascendente por ellas/os mismas/os y por la sociedad.

Es por eso, que a partir de hoy voy a publicar un bloque de entrevistas (aún debo definir la periodicidad) para inspirarnos y motivarnos a tomar esas riendas que quizás aún no cogemos por temor o falta de motivación. La idea es que podamos aprender de las experiencias y vivencias de mujeres peruanas que formalizaron sus empresas y ayudarlas con consejos o incluso adquiriendo sus productos o servicios. Quien sabe si en este bloque de entrevistas, ustedes puedan encontrar una empresa de una emprendedora peruana que pueda solucionarles una necesidad en el corto plazo.

La primera entrevista la realicé a una amiga de mi promo de colegio que tiene una empresa de canastas corporativas. Lourdes Tipa es estudiante de Derecho y junto con su socia Kyara Vega decidieron fundar GiftBox en el primer semestre del 2016. Esta es su historia:

  1. ¿Qué es GiftBox?

Es una empresa que se dedica a la venta de canastas corporativas, para cumpleaños, aniversarios, graduaciones, etc.

  1. ¿Cómo y cuándo nace GiftBox?

La idea nació en febrero de 2016, queríamos crear canastas y detalles tanto para personas y empresas, regalos para distintas ocasiones, sean cumpleaños, aniversarios, graduaciones, días festivos y otros. Sabíamos que nuestro enfoque era ofrecer al cliente algo novedoso, diferente, único y a un precio accesible. Al principio y sin mucho compromiso de por medio, nos encontrábamos sin una dirección definida de a donde queríamos llegar, ni mucho menos que pasos seguir para ello.

Con la ayuda de nuestra Diseñadora Gráfica logramos crear la marca y logo que hoy en día nos identifica como GiftBox. Fue así que con un nombre decidimos lanzar en marzo nuestra página en Facebook comunicando de forma sutil que era lo que se venía, hasta que en abril decidimos lanzar nuestras primeras canastas, las cuales, sin esperarlo, fueron un éxito para la temporada del Día de la Madre.

En ese camino fue que comenzaron a presentarse las dificultades, luego de perder algunas propuestas corporativas, vimos la real necesidad y obligación de formalizar a Giftbox para así tener las puertas abiertas a poder conseguir clientes empresariales, fue de esta forma que en junio nos formalizamos como GiftBox SAC.

  1. ¿Quiénes son las fundadoras?

Lourdes Tipa Cabrera, estudiante del último ciclo de Derecho cursando mención en Responsabilidad Social en la Universidad San Ignacio de Loyola. Encargada de las compras, contactar a posibles clientes y concretar las ventas de GiftBox.

Kyara Vega Del Mas, bachiller de la carrera de Psicología de la San Ignacio de Loyola con especialidad en el área organizacional. Encargada de las compras, producción y manejo de redes sociales de GiftBox.

  1. ¿Quiénes son los principales clientes de GiftBox?

Entre nuestros clientes están:

  • Campanella Medic
  • Intel
  • Lat One Group
  • Semira Comunicaciones
  • Nodos Digital
  • Burson Marsteller
  • Cusman Asociados
  • Grad School Buru
  1. ¿Cuánto cuesta un GiftBox?

Los precios de las canastas varían entre 99 y 200 soles y los regalos corporativos varían entre 8 y 20 soles (los precios incluyen el IGV).

  1. ¿Cuáles son las mayores dificultades que encontraron a la hora de iniciar este emprendimiento?

La formalización nos tomó un mes porque nosotras solo teníamos tiempo de ir a la notaria y al banco los sábados.

  1. Finalmente, ¿qué proyecciones tienen para GiftBox para el 2017

Con el tiempo estamos creciendo y entrando cada vez más en el mercado. Nuestra meta es poder competir con las pocas marcas ya hoy posicionadas, aumentando nuestra variedad de productos, proveedores y clientes. Nuestro siguiente paso es lanzar nuestra página web para que el cliente pueda por ese medio personalizar sus propias canastas.

Sin esperarlo, hoy en día ya contamos con una cartera de clientes que esperamos y estamos seguras crecerá con el tiempo.

Si quieren conocer más de GiftBox, las/os invito a visitar su fan page en Facebook: https://www.facebook.com/giftboxgb/?fref=ts

Confesión #23: Hay que saber ponerse la camiseta con sabiduría…

Hace unos días, varios de mis amigos en Facebook compartieron un artículo de América Economía titulado “4 razones por las que debes quitarte la camiseta de la empresa“. El título me causó curiosidad y di click para leerlo.

El artículo original publicado en Conexión ESAN el 17 de enero del 2017 fue escrito por Luis Felipe Calderón (Profesor del MBA de ESAN) y se titula “Quítate la camiseta, ponte el cerebro“. El sólo leer el título me transmitió cierta dosis de agresividad, ya que prácticamente nos estaría diciendo que las personas que tenemos puesta la camiseta de nuestras organizaciones no tenemos el cerebro bien puesto. Es decir, que el hecho de ser “camiseta” demuestra no tener capacidad crítica o de toma de decisiones necesaria en nuestro entorno laboral, entre otras características que corresponderían a una persona anencefálica (laboralmente hablando), por que si tuviésemos el cerebro en su lugar, no tendríamos que ponérnoslo.

Yo si me considero una persona con la camiseta bien puesta y no me da vergüenza admitirlo, como lo expliqué en mi confesión #5, en la que descubrí mi rol de intraemprendedora al interior de la organización en la que trabajo.

Creo que debemos empezar con la definición de lo que es ser camiseta. Este concepto me parece que está mal entendido y la gente cree que ser camiseta es quedarse horas extra en la oficina, sacrificar las horas de refrigerio, hacer que todo tu mundo gire alrededor de la compañía en la que trabajas o incluso se confunde con ser sobón o chupamedias. Vamos a analizar estas ideas por partes:

  • Si nos quedamos más horas de las indicadas en nuestros contratos puede ser por varias causas: o que somos muy lentos/as para hacer nuestras funciones (lo cual debemos mejorar en el corto plazo); que tenemos sobrecarga laboral (y para identificarla debemos hacer un correcto análisis de tiempo de nuestras funciones y hablar con nuestro empleador para comentarle esta situación); que no sabemos organizarnos y priorizar actividades; que no sabemos delegar funciones, entre muchas otras razones. Y todas estas razones no tienen nada que ver con ser camiseta, es más, hasta denotan claramente que tenemos un problema por resolver.
  • Jamás deberíamos sacrificar nuestras horas de refrigerio para “aparentar” que estamos comprometidos con la empresa. Si no nos relajamos una hora al día (como mínimo) y consumimos nuestro almuerzo de forma tranquila y adecuada, lo primero que se va a ver afectada es nuestra salud y nos pueden aparecer problemas como acidez estomacal, gastritis, úlceras, etc. Y como saben, la salud es lo más importante, porque sin salud no podemos hacer nada. Por más camiseta que seamos hay que saber en qué momentos hacer una pausa y refrescar nuestro cerebro, para luego poder continuar de la mejor manera lo que resta de nuestra jornada laboral.
  • El hacer que nuestro mundo y nuestra vida gire alrededor de nuestro trabajo es otro grave problema. Coincido con el autor del artículo en que el trabajo es una parte importante de nuestra vida, ya que nos ayuda a desarrollar nuestras capacidades y habilidades profesionales y nos permite obtener el salario que necesitamos para el día a día y para lograr nuestras metas. Pero hay que saber encontrar el equilibrio entre nuestra vida de oficina y nuestra vida fuera de ella, desarrollando pasatiempos, pasando tiempo con nuestros seres queridos, etc. En lo que sí no coincido con el autor, es en la frase burlona: “A menos que seas un chupe de octava y no tengas ninguna otra forma de lograr que no te echen de ese empleo de bajo rango.” Creo que esta frase está de más y es totalmente despectiva.
  • Finalmente, el ser chupamedias no implica para nada el ser o no camiseta. Simplemente demuestra que las personas que son así, no se sienten seguros de sus capacidades, habilidades y el valor que generan en su entorno laboral, que creen que haciéndose pata de todo el mundo y siendo aduladores, van a mantener sus puestos de trabajo. A las personas que están en esta situación, les recomiendo que analicen su entorno laboral e identifiquen qué es lo que espera la organización de ustedes y de su posición y puedan hacer un match con sus habilidades y capacidades actuales y armen un plan de mejora personal para cerrar las brechas identificadas. Al final, por más cumplidos que le hagan a sus jefes, si no cumplen sus objetivos con resultados auditables, lo más probables es que les digan “hasta la vista, baby”.

El ponerse la camiseta, creo yo, comprende varios aspectos: es identificarse con la misión, visión y valores de la empresa (ya que por algo decidieron postular a esa empresa), es saber cuál es el rol de nuestra posición en la corporación y cómo desde nuestro puesto podemos agregar valor tangible para la organización (ya que de nada sirve hacer funciones que no estén alineadas con la estrategia empresarial y que no generen resultados visibles), es pensar en cada momento cómo hacer mejor las cosas y cómo se pueden mejorar los diversos procesos empresariales (el hecho que algo se haya venido haciendo por años de una forma, no significa que sea la forma correcta u óptima de hacerlo), es tener una visión integral del negocio, viendo nuestras funciones como parte de un todo para llegar a un objetivo común, es hacernos responsables de nuestro desempeño y medir el impacto de nuestras acciones en la organización y sus stakeholders, es adueñarnos de los objetivos y no parar hasta conseguir los resultados deseados por más dificultades que se presenten en el camino (aplicando el concepto de accountability).

Obviamente, no hay que ponerse la camiseta sólo por ponerse algo. Hay que saber sudarla, hay que dejar todo lo que tenemos en los 90 min. de partido (en este caso en la jornada laboral) y demostrar de lo que estamos hechos/as, cerrando el día con la tranquilidad de que hicimos todo lo posible por alcanzar nuestros objetivos y resultados esperados.

Para ir cerrando este post, quisiera comentarles mi punto de vista acerca de esas 4 razones que considera el autor necesarias para quitarse la camiseta:

  1. “Mañana podrían botarte del trabajo”: Todos/as deberíamos ser conscientes que no somos indispensables para las organizaciones en las que trabajamos. Si estamos donde estamos, es porque cumplimos una serie de labores que ayudan a la empresa a lograr sus objetivos. Ya depende de nosotros/as como profesionales desarrollar nuestra empleabilidad, para que podamos agregar el valor que nos caracteriza independientemente del rubro o de la empresa en la que trabajemos. Pero el saber que algún día podrían desvincularnos de nuestros puestos laborales, no me parece una razón válida para no dar lo mejor de uno/a en nuestra jornada laboral. Es más, hasta me suena una excusa mediocre para no comprometernos y superar las expectativas de nuestros clientes internos y externos.
  2. “Mañana podrías conseguir una mejor chamba y renunciar, ¿qué harás con esa camiseta que tienes tatuada en la piel?” Los seres humanos nos adaptamos a los cambios y a las situaciones, sean éstas favorables o adversas, ya que es la única forma de sobrevivir. El cambiar de trabajo es una etapa más en nuestras vidas. Por eso, se cierra el capítulo anterior dejando su respectiva camiseta y uno/a se pone la nueva camiseta, tratando de ser el/la mejor profesional posible. Así como el autor hace un símil con estar enamorado/a, con la camiseta sucede lo mismo: cuando terminamos una relación, a veces es doloroso y se tiene un periodo de “duelo”, pero una vez superado ese período, estamos listos/as para conocer nuevas personas y abrirnos nuevamente al amor. El no poder “quitarnos la camiseta tatuada” es como no poder superar a un/a ex-enamorado/a. Todos/as podemos superar eso.
  3. “Un ejecutivo con la camiseta puesta no le sirve a la organización” En base a la definición que les comenté líneas arriba acerca de tener la camiseta puesta, discrepo también con este punto. Obviamente, el ejecutivo súper enamorado que idealiza a la empresa, creyendo que es lo máximo y que es incapaz de ver los problemas al interior de la organización es un peligro, pero eso no tiene que ver con el ser camiseta. Eso es un tema propio de la persona, y como dice el refrán: “no hay peor ciego que el que no quiere ver”. Y los jefes de estos ejecutivos tendrán que ver la forma de abrirles los ojos o desvincularlos, para no poner en riesgo la continuidad del negocio. Cuando tenga tiempo voy a leer el libro “The Stupidity paradox” que recomienda el autor en su artículo y tengan por seguro que habrá uno o más posts al respecto.
  4.  “(…) que se queden porque les conviene, no que se queden porque están comprometidos” Considero que es importante que los colaboradores permanezcan en una organización por ambas razones, no simplemente porque les conviene. Volviendo al ejemplo de las relaciones amorosas, uno/a debería comprometerse con otra persona por numerosas razones: afinidad, respeto, porque ambas personas en conjunto se suman mutuamente y se ayudan a ser mejores cada día, etc. y no simplemente para compartir gastos o para no pasar los fines de semana solos/as (ya que eso es lo que les conviene).

Finalmente, me parece deplorable que existan organizaciones que utilicen el “compromiso” como concepto para manipular y explotar a sus colaboradores. Por empleadores como esos, es que el “ponerse la camiseta” y el “estar comprometidos con la organización” son dos conceptos con connotaciones negativas en la actualidad.

Por otro lado, el dejarnos explotar por nuestros empleadores demuestra, en parte, una falta de liderazgo con nosotros/as mismos/as, ya que somos seres humanos que tenemos una vida más allá de las 4 paredes de la oficina y metas por cumplir (que jamás vamos a lograr si nos encadenamos a nuestros escritorios). Mientras existan personas dispuestas a ser “explotadas”, los malos empleadores van a sacarle jugo a eso, pero en la medida en que sepamos el lugar que ocupamos en la organización y agreguemos real valor en nuestras 8 o 9 horas de jornada, no debería haber ningún problema en ponernos la camiseta que queramos.

 pexels-photo-296881