Confesión #14: Una simple ecuación cambió mi visión acerca de la innovación

La semana pasada pude participar en el Congreso Nacional de Innovación organizado por la Cámara de Comercio de Lima con el apoyo de Concytec y Cienciactiva en el marco de la VIII Semana Nacional de la Innovación.

“La Semana Nacional de la Innovación – INNOTEC PERÚ es una iniciativa creada en el 2009 por instituciones peruanas públicas y privadas para la promoción y consolidación de una cultura de la innovación, la estimulación del desarrollo tecnológico, la aplicación del conocimiento y la transferencia tecnológica entre la universidad y los sectores productivos de nuestro país.

INNOTEC PERÚ 2016 es organizado por el CONCYTEC, la Cámara de Comercio de Lima (CCL) y la Academia Nacional de Ciencias – ANC.”

Fuente: Concytec

Pueden ver el resumen de las jornadas en mi Twitter o en el Instagram del Blog.

De entre todas las interesantes charlas de ponentes nacionales y extranjeros, hubo una que realmente me cautivó: la exposición titulada “¿Cómo facilitar la implementación de un programa de innovación en empresas? a cargo de Carlos Contreras, Director Ejecutivo de Corporación ENLACE.

14647452_10154671690645337_1871178918_o-1
Fuente propia

Quizás fue en parte el tema y en parte la forma en que el expositor inició, lo que captó mi atención. Se presentó de forma tan sencilla y humana, primero, preguntándonos cosas como: “levante la mano ¿quién respira?, ¿quién se lava los dientes?, ¿quién sonríe?”; y luego, describiéndose como persona: hijo, esposo y padre, que en pocos segundos generó un ambiente de empatía con todos nosotros en la audiencia.

Luego de la curiosa introducción, nos comentó que cada día, en promedio, nacen 150,000 personas y que el mundo no está creciendo, sigue siendo del mismo tamaño y que somos más habitantes los que ocupamos esta nave llamada tierra, como lo mencionaba el expositor. Un ejemplo que mencionó, fue que nos imagináramos que estábamos en un auto pequeño, con varias personas ingresando y que una vez que esté lleno, se cerraran todas las ventanas. Obviamente, las personas dentro de ese vehículo, tarde o temprano, se asfixiarían. Con este ejemplo nos quiso transmitir la necesidad de buscar formas más sostenibles de vivir y que debemos pensar en el mundo que le vamos a dejar a las futuras generaciones.

dig
Fuente propia. P.D. Los niños de la foto son los hijos de Carlos, a quienes mencionó en su presentación

Vivimos en un mundo diverso, pero esa diversidad a veces puede construir cosas maravillosas o generar las mayores catástrofes mundiales. Es nuestro deber aprovechar la diversidad y usarla a nuestro favor para crear cosas buenas y positivas para la humanidad. El mundo es diferente, cambia a cada instante y es por eso que, con cierta frecuencia, hay que repreguntarnos las cosas, por más básicas que parezcan. Preguntas como por ejemplo: ¿cómo educar? ¿cómo producir alimentos? ¿cómo cuidar nuestra salud? o ¿cómo entretenernos? tienen diferentes respuestas conforme pasa el tiempo. Y no necesariamente generaciones enteras. El conocimiento, la tecnología, las invenciones, etc. avanzan de manera tan rápida, que la forma de enseñar o de curar enfermedades puede cambiar radicalmente de la noche a la mañana.

dig
Fuente propia

Carlos mencionó que todas las personas somos portadoras de necesidades insatisfechas, y en línea con la idea anterior, tal y como avanza la tecnología y los desarrollos en diversos campos de estudio, esas necesidades son cada vez más diversas y complejas. El mundo está cambiando tanto y tan rápido, que no deberíamos quedarnos sentados viendo como pasan las cosas. Debemos subirnos a esa ola de cambios y sacarle el jugo de manera positiva y sustentable.

Los productos y servicios que ofrecemos, deben estar en constante evolución, dado que, nuestros consumidores cambian. Por más que se trate de la misma persona, no necesariamente va a ser el mismo cliente: sus necesidades van a variar a lo largo del tiempo de relación que tenga con nuestra empresa, y debemos ser capaces de anticiparnos a esas necesidades futuras para poder ofrecerle la mejor solución.

Además, cuando nosotros, como empresas, resolvemos esas necesidades insatisfechas de manera que cumpla o supere las expectativas de nuestros consumidores, el valor monetario de la transacción pasa a un segundo plano, ya que, el beneficio obtenido por la satisfacción de la necesidad o solución del problema de nuestro cliente, es mayor que el costo de obtenerlo.

Luego de toda esta contextualización, Carlos nos compartió su definición de innovación (que para serles sincera, me parece mucho más interesante que la de la Real Academia de la Lengua Española):

14699582_10154671698510337_1186824356_o
Fuente propia

Si bien este concepto está clarísimo, Carlos nos presentó una forma más sencilla y divertida de entenderlo:

dig
Fuente propia

Con esta expresión gráfica, se entiende que las necesidades insatisfechas de las personas se encuentran en el centro del proceso innovador, y que las empresas deben generar valor a sus consumidores, a través del conocimiento, para desarrollar soluciones sostenibles.

Si esta descripción aún les sigue pareciendo difícil de memorizar, Carlos nos facilitó la vida con una sencilla ecuación que creo, resume de manera práctica lo que debemos recordar que es la innovación:

dig
Fuente propia
  • La primera ecuación parte de la necesidad insatisfecha que encontramos en el mercado y que sumado al conocimiento existente y que generamos al interior de nuestras organizaciones y al espíritu emprendedor (entendido como garra, pasión, corazón por lo que hacemos) da como resultado que logremos innovar.
  • La segunda ecuación inicia con el conocimiento. Carlos nos mencionó que ese conocimiento puede estar en organizaciones, centros de investigación u otras instituciones y medios y que con ese marco teórico las personas y empresas identifican la necesidad insatisfecha que pueden resolver en base a sus conocimientos y experiencias. Y no puede faltar el componente de emprendimiento en la ecuación, que como ya les mencioné, es esa pasión que nos hace hervir la sangre y que es el motor para desarrollar nuestros proyectos innovadores.
  • Si bien la tercera ecuación no llegó a explicarla (supongo que por el tiempo), mi interpretación es la siguiente: partimos de la necesidad insatisfecha del mercado, pero esta vez, el conocimiento y el emprendimiento están unidos para hacer frente a dicha necesidad. Y eso me hace pensar inmediatamente en la triple hélice: las empresas privadas, el Estado y las Universidades como trilogía fundamental para resolver de manera eficiente, estructurada y sostenible, los grandes problemas de la humanidad, a través de la innovación.

Y bueno, para responder a la pregunta que titulaba esta charla, Carlos nos mencionó que los programas de innovación en las empresas se componen de diversos proyectos que deben estar incluidos en un plan de innovación. Él hizo bastante énfasis en la importancia de tener un plan con la siguiente pregunta: “¿ustedes arman una maleta sin saber el destino, la duración o condiciones del viaje? Siempre hay que tener un plan” Lo cual suena totalmente lógico, ya que, sin un plan, no tenemos la visibilidad de cómo llevar a cabo los proyectos, los recursos con los que contamos, etc. y eso nos puede llevar a perder plata y lo más importante: tiempo.

dig
Fuente propia

Ese plan de innovación, debe estar enmarcado en un sistema de gestión de la innovación, que según nos recomienda Carlos, debe tener los siguientes componentes: estrategia, metodología y cultura, puesto que, sin una de esas tres partes, se rompe el equilibrio (como un trípode con dos patas).

dig
Fuente propia

Finalmente, Carlos nos dio algunos consejos para que podamos facilitar la implementación de los programas de innovación al interior de nuestras empresas:

  1. Es fundamental contar un plan para gestionar la innovación
  2. Debemos generar ambientes favorables para la innovación al interior de nuestras organizaciones, permitiendo que el conocimiento fluya, ya que ese es nuestro principal insumo.
  3. El origen de la innovación son las necesidades insatisfechas. Debemos aprender a identificarlas
  4. Los productos y servicios que diseñemos tienen que basarse en las necesidades actuales y potenciales de nuestros clientes
  5. En caso necesitemos ayuda, está bien levantar la mano y realizar alianzas estratégicas, pero sin descuidar el core business y sin caer en la dependencia
  6. Todos estamos en un ecosistema. Es importante identificar cuál es el nuestro y para qué sirve

Espero que este post les haya servido tanto como a mi, ya que hay muchos puntos interesantes para aplicar en nuestras empresas y lograr resultados innnovadores y sostenibles.

 

Un comentario en “Confesión #14: Una simple ecuación cambió mi visión acerca de la innovación

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s