Confesión #8: Me encanta saber que hay jóvenes peruanos que quieren cambiar el mundo

Esta historia comienza como muchas otras…navegando en Facebook. A pesar de ser una red social, Facebook, en estos últimos meses, se ha convertido para mi en una herramienta a través de la cual puedo contactarme con los principales actores y eventos del ecosistema emprendedor del Perú y el mundo.

Era febrero 2016 cuando revisando las novedades en el muro de mi Facebook encontré un evento organizado por Emprende UP, el Centro de Emprendimiento e Innovación de la Universidad del Pacífico. El evento se titulaba “Ventana Emprendedora: Clausura Wayna Tour: Las empresas del futuro, creatividad e impacto social”. Como vi que se trataba de un tema relacionado al emprendimiento social, me inscribí sin pensarlo dos veces.

12650854_1091342784251354_6397112807264660452_n
Fuente: Facebook Emprende UP

Les cuento que desde pequeña, siempre me ha interesado el tema del emprendimiento y la innovación social. Siempre que salía a la calle con mis papás y veía a los niños y niñas de mi edad pidiendo limosna, se me estrujaba el corazón y me hacía preguntas como: ¿por qué ese niño o esa niña están pidiendo limosna? ¿no deberían estar en el colegio o haciendo tareas? ¿dónde están sus papás que los exponen a los peligros de la calle?, etc., etc., etc. Y fui dándome cuenta de que hay niños y niñas que tienen una infancia mucho más dura que la de uno mismo, pero el hecho de que nazcan en un contexto humilde, no quiere decir que no deban tener acceso a una educación de calidad, con la que poco a poco puedan salir adelante. Es más, ahora cada vez que veo un niño o niña en la calle (y que se me sigue estrujando el corazón), trato de darle algo de comer en lugar de dinero, por que lo más probable es que ese dinero vaya a parar a manos de los familiares que los explotan para que consigan monedas en las peligrosas calles, y quien sabe si ese dinero va a servir para satisfacer algún vicio de los adultos que los obligan a trabajar. Y mi mente no para de maquinar algunas ideas para frenar el trabajo infantil o mejorar el acceso a la educación para los niños y niñas de nuestro país que espero aterrizar y viabilizar en un futuro no muy lejano.

Si bien pueden decirme que esa es la labor del Estado y que no podemos hacer nada al respecto, creo que siempre se puede hacer algo más desde nuestra posición como miembros de la sociedad civil. El hecho de esperar cruzados de brazos a que el Estado solucione los grandes problemas sociales me parece una pérdida de tiempo, ya que para eso creo que existe el emprendimiento y la innovación social: para cubrir las brechas sociales que encontramos día a día en nuestras comunidades (donde quizás el Estado no llega en la medida necesaria, o simplemente no llega), contribuyendo a mejorar la vida de las personas que nos rodean. Y estas innovaciones sociales se pueden desarrollar de manera conjunta con el sector privado y público para ampliar el alcance de las iniciativas (y quien sabe si más adelante esas iniciativas se puedan volver parte de las políticas de Estado).

Mi cerebro, desde que tengo uso de razón, no concibe el hecho de que vengamos a este mundo y simplemente vivamos por vivir. Creo que parte de la responsabilidad que tenemos al recibir este regalo llamado “vida”, es hacer algo para mejorar la calidad de vida de los que más lo necesitan, así como, dejar algo para las futuras generaciones. Por más pequeño que sea, siempre se puede hacer algo para mejorar el mundo en el que vivimos. Y bueno, los que me digan ¿para qué voy a hacer algo por los demás? que sigan viviendo en su burbuja en la que tienen todo lo que necesitan, pero que sepan que fuera de esa burbuja hay gente que sufre día y noche. Sinceramente, no entiendo cómo sus conciencias los dejan dormir tranquilos sabiendo que pueden hacer algo y no lo hacen, pero ya es tema de cada uno.

Volviendo al tema del post (porque creo que ya me desvié bastante), la invitación al evento decía lo siguiente:

[#EMPRENDEDORSOCIAL]

¡Te invitamos a la ceremonia de clausura #TOURWAYNA de Wiñay Wayna Perú que busca reunir a la comunidad de emprendedores sociales generando un espacio en el que puedan compartir sus experiencias y generar importantes redes de contacto!

Wiñay Wayna Perú es una empresa social que identifica jóvenes talentosos que quieren cambiar el mundo para introducirlos a un viaje transformacional que tiene como objetivo poner en marcha una nueva generación de empresarios comprometidos con la sociedad.

La Universidad del Pacífico (Lima, Perú), a través de Emprende Up, se suma a este esfuerzo contribuyendo con el desarrollo y el despegue del emprendimiento social en el Perú.

Ingreso GRATUITO previa INSCRIPCIÓN

¡Te esperamos!

Si bien en el evento describían en 4 líneas de qué se trataba Wiñay Wayna, mi curiosidad innata me llevó a averiguar más por mi cuenta. Como nos cuentan en su página oficial:

“Wiñay Wayna es la primera empresa social que apoya a emprendedores sociales en Perú y America Latina.

¿Quiénes Somos?

Somos una empresas social que identifica personas talentosas que quieren cambiar el mundo, para guiarlos en experiencias transformacionales, que tienen como objetivo poner en marcha una nueva generación de empresarios comprometidos con la sociedad.

¿Cómo lo hacemos?

Diseñamos nuevos espacios de aprendizaje para despertar el potencial de las personas y acompañarlas a emprender mediante nuestra metodología 3i: inspiración, introspección, innovación.”

Fuente: http://www.winaywayna.com/

Llegó el día y fui a la Universidad del Pacífico para el evento. Cuando llegué, me senté atrás y saqué mi cuaderno para tomar notas. (Para esto les cuento que siempre llevo conmigo un cuaderno en la cartera, ya que no sabes cuándo se te puede ocurrir una idea que necesites plasmar en blanco y negro.)

12814033_959397900823389_4786141807174160227_n
Fuente: Facebook Wiñay Wayna Perú

Empezó el evento con unas palabras de los organizadores y procedieron a presentar al jurado. Recién ahí me enteré que la clausura consistía en un concurso y que todos los participantes del Wayna Tour iban a hacer un pitch de su idea para impactar en el jurado calificador. Y empezaron a llamar uno por uno a los chicos y chicas que participaron en este interesante tour de emprendimiento social.

Empezaron los pitches y para serles sincera lo hicieron muy bien. Algunos más nerviosos que otros, pero yo también lo estaría si tuviera que exponer mi idea de negocio social en un auditorio con más de 100 personas. La estrategia que usaron muchos fue la de narrar una historia para posicionar su idea, y eso fue realmente inspirador, ya que ahí es donde uno se da cuenta de que esas ideas surgen de problemas y necesidades reales, y que estos chicos y chicas por más jóvenes que sean, son conscientes de esos problemas sociales que afectan a sus comunidades y plantean soluciones creativas y viables para solucionarlos.

Las ideas abarcaban diversos sectores como: educación, con ideas como la implementación de centros de educación alternativos, laboratorios de programación en zonas rurales, becas en diseño gráfico para niños talentosos en dibujo y academias para empoderar artistas folklóricos con visión empresarial; agricultura, con la creación de biohuertos y programas para mejorar los hábitos alimenticios en padres de familia y escolares, desarrollo de herramientas biotecnológicas para aumentar la calidad de los cultivos y creación de asociaciones para el desarrollo agropecuario; turismo responsable, con la creación de una red de viajeros solidarios; artes, a través de la creación de un instituto que valore el arte en todas sus formas, talleres de fotografía para niños y organizaciones que busquen el desarrollo de alternativas de entretenimiento como talleres de arte; deporte, con la creación de academias deportivas para niños con obesidad infantil; inclusión social, con la implementación de un centro de inserción laboral inclusiva para personas con discapacidades, entre muchas otras ideas geniales que atacaban los grandes problemas sociales de los que somos testigos día a día.

Para terminar este post, quisiera felicitar y transmitirles mi admiración a todos los jóvenes que participaron en el Wayna Tour, ya que con las exposiciones de sus proyectos en la clausura me dieron una importante lección de vida: no importa la edad que tengas, ni de dónde vengas, para tener una idea que pueda cambiar de manera positiva la comunidad en la que vives, ya que, lo único que necesitas, es creer en tu idea y trabajar duro para hacerla realidad.

Asimismo, quiero agradecer a Wiñay Wayna por ser ese catalizador del talento emprendedor socialmente responsable en nuestro país y animarlos a que sigan desarrollando estos espacios de aprendizaje para las futuras generaciones de emprendedores sociales, así como felicitar a sus co-founders Jean-Baptiste de Tourris y Jorge Leonardo León, a quienes tuve el gusto de conocer en el Foro de Emprendimiento e Innovación LAB4+ 2016.

IMG_nwezb3
Fuente propia

 

Un comentario en “Confesión #8: Me encanta saber que hay jóvenes peruanos que quieren cambiar el mundo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s