Entrevista a Juan Alberto Flores, Director Ejecutivo de Los Ynnovadores

Les cuento que como parte del curso “Liderazgo de equipos de innovación” de la especialización en Innovación Estratégica que estoy cursando, me dejaron de tarea entrevistar a un líder de innovación, y uno de los primeros nombres que cruzó mi mente en ese instante fue el de Juan Flores, a quien tuve el honor y la suerte de haber conocido en octubre del 2016 cuando participé en la incubadora de Los Ynnovadores.

Juan Alberto Flores es Fundador y presidente de la Junta Directiva de Los Patriotas, director ejecutivo de losynnovadores.com, co-founder de SHIFT y director ejecutivo del IAB Perú. Es un líder reconocido en el mundo de la innovación y el emprendimiento social y empresarial, así como un promotor de la transformación digital en el Perú.

Fuente: http://www.losynnovadores.com/los_patriotas/Flores_Juan_Alberto.html

Es así como lo contacté para contarle de esta tarea y agendar un espacio en su agenda para ir a visitarlo a Inkuba. El viernes 18 de agosto fui a sus oficinas para tener la entrevista, que fue más que todo una conversación inspiradora en la que aprendí tantas cosas que no puedo escribirlas en un sólo post, porque se aburrirían de tanta letra. Es por eso que en este post voy a compartir la entrevista y ya en otra confesión les contaré todo lo que aprendí en los 33 minutos que conversé con Juan.

A continuación les dejo la entrevista:

 

¿Cómo y cuándo nace la idea de crear Los Ynnovadores?

La idea nace en el CADE 2013 (noviembre). Estaba saliendo de Lindley después de 6 años, y comencé a pensar qué hacer, y lo que tenía claro era que ya no quería volver al sector corporativo. Y escuchando a Carlos Rodríguez Pastor en ese CADE, él mencionó que el 56% de la población era menor de 30 años y que le esperanzaba eso, que el país se haya vuelto muy joven. Y yo dije: “claro, ahí es donde hay que mirar”. Yo venía de trabajar con gente muy mayor, y me dije a mi mismo: voy a buscar a esa gente joven que nadie atiende, que nadie escucha, que nadie le abre la puerta, porque no tienes tiempo o porque están tan en confort que dices ¿para qué voy a escuchar a este muchachito con sus ideas locas si yo estoy bien?.

Entonces escribí una columna en la revista América Economía, me acuerdo que el titular era “Se busca Millenials” porque no conocía gente joven, yo más bien era el joven de toda una generación de ejecutivos. Así fue, que uno me fue conectando con otro y luego con otro más y me encontré con un mundo increíble de gente joven haciendo cosas espectaculares y que nadie les hacía caso. Eso fue en el verano del 2014.

se buscan millenials
La columna que escribió Juan en América Economía. Fuente: Facebook Ynnovadores Perú

Me dediqué todo ese verano a conocer a gente como Pedro Neira, Abraham Abramovitz, Amadeus Malca y a toda una generación de chicos que ahora son los líderes de todo un movimiento digital y emprendedor espectacular, y lo que hice fue intentar darles lo que yo creo que son mis habilidades: darle visibilidad al invisible y darles mi red de contactos, herramientas poderosas para acelerar emprendimientos.

Busqué emprendimientos de mucho poder, de bastante alcance y escalabilidad, y es ahí que comienzo a entender de startups y emprendimientos con mucho valor. Y entendí que los emprendimientos deben tener una cuota de innovación para romper con el status quo.

Lo que pienso es: “ok, vamos a armar un portal de losynnovadores.com para que sea una vitrina para los chicos”. Entonces diseñamos buenas fotos, buenos vídeos, buen contenido y es así como lanzamos los 10 primeros casos de Los Ynnovadores. Los Ynnovadores nace en ese verano, porque todo fue muy rápido, y lo que ocurrió fue algo espectacular: los medios de comunicación comenzaron a darle mucha atención y comenzaron las revistas, los periódicos, la televisión y las cadenas internacionales a darle mayor visibilidad a los chicos y a Los Ynnovadores.

15741129_726806930810565_8884356963407420203_n
Lanzamiento de Los Ynnovadores con Madame Lagarde. Fuente: Facebook Ynnovadores Perú

Entonces eso generó que vengan otros chicos, pero con ideas de negocio, y es así como desarrollamos además de la aceleradora, la incubadora. Creamos una malla curricular que le permita a los chicos aterrizar sus ideas en algo mucho más concreto y que entren al mercado a batallar, con la condición de estar siempre juntos, ayudarnos mutuamente y convertirnos en una comunidad, pequeña pero muy poderosa.

Cuando los primeros chicos que se unieron y yo estuvimos juntos, sentí que esto se me escapaba de las manos, volví a mis redes y busqué Patriotas que me ayuden.

¿Los Patriotas nace antes o después que Los Ynnovadores?

Nace después. Cuando convoqué, entran los Patriotas a ayudarme porque ya no podía más. Y es así como fundamos la Asociación Civil Los Patriotas que es un non-profit que promueve la innovación y el emprendimiento en el país y que tiene a Ynnovadores como su primer proyecto de incubadora, aceleradora y laboratorio de innovación.

15781398_726797254144866_6857591737893083240_n
Los Patriotas llegan al rescate. Fuente: Facebook Ynnovadores Perú

¿Cuántos Ynnovadores son?

Además de los 10 primeros casos lanzados en el 2014, en el 2015 aparece la segunda generación de Ynnovadores, con 10 casos más y en noviembre 2016 nuestra tercera temporada. Y nos estamos preparando para lanzar la cuarta temporada de los Ynnovadores, para que al final de este año tengamos 40 proyectos acelerados, todos vivos y empujando, y 150 proyectos incubados.

15590136_726797370811521_2448501619845249000_n
Los Ynnovadores de las 3 temporadas. Fuente: Facebook Ynnovadores Perú

¿Cuál es la estructura de Los Ynnovadores?

La verdad son dos estructuras: la estructura de la Asociación Civil Los Patriotas que tiene una Asamblea con un Presidente y los Directores, que son todos Los Patriotas y por otro lado tienes un Director Ejecutivo en Los Ynnovadores con un equipo conformado por el Director Tecnológico, el Director Académico, la Directora de Operaciones y el Jefe de Proyectos. Ese equipo permite justamente la incubación, la aceleración y el acercamiento con la gran empresa para hacer los proyectos de asesoría y consultoría que nos demandan.

Todo es sinérgico: los Directores de Los Patriotas son mentores de Los Ynnovadores y estos últimos son mentores de los que se vienen a incubar. Entonces se vuelve un círculo muy bonito y compartido, porque justamente no hay nada a cambio, más que entrega. Acá no hay porcentajes de participación en las empresas por ser incubadas o aceleradas, porque no nos parece justo y porque no creemos en ese modelo. En el actual momento del país, yo no creo en ese modelo. Yo creo en un modelo en el que hay que darle tiempo a estos muchachos y muchachas, para que en un país tan complejo como el nuestro, realmente entren al mercado a agregar valor. No es fácil emprender en este país. Yo no puedo coger un modelo de Silicon Valley o Start Up Chile y tratar de implementarlo acá, lo que nosotros tenemos que hacer es darle todas las facilidades a los emprendedores. Y para sostener el modelo, está la gran empresa y las instituciones públicas que nos contratan.

¿Cuál fue tu mayor desafío al asumir el liderazgo del equipo de Los Ynnovadores?

La parte más difícil siempre va a ser que te crean. Yo tengo la ventaja que a lo largo de 22 años he trabajado en proyectos diferentes en los que mucha gente ha creído, aunque cuando contaba acerca de los Ynnovadores a fines del 2013 y principios del 2014, nadie me creía. Los únicos que me creyeron fueron los chicos.

Cuando yo fui a contarle a la gente de mi generación, todos lo entendían y apoyaban moralmente, pero nadie daba un paso más. Me decían: “¿cómo vas a pensar en desarrollar un modelo que no existe? ¿cómo vas a generar plata?”. Y yo les decía que la plata iba a llegar cuando la empresa grande nos mire y me decían que eso nunca iba a pasar.  Y yo insistí, insistí e insistí hasta pasar esa barrera.

Hoy nos contratan empresas como IBM,  que nos pagan para presentar el caso de Los Ynnovadores y vamos con 5 o 10 startups a contar que es posible que la empresa grande se junte con la empresa chica y creen juntos cosas. Pero ese proceso fue muy duro para mi. Yo tengo dos hijos grandes y lo hice con su permiso. Les dije que: “lo único que no voy a poner en riesgo es su educación. Y así me tenga que poner a barrer el piso donde sea, ustedes van a terminar el colegio donde tienen que terminarlo.” Y eso he cumplido, ahora mi hijo mayor se va a la UPCH y mi otro hijo está por terminar el colegio.

Tu me preguntas qué es lo más difícil, bueno lo más difícil fue hacer realidad algo que lo tenía muy claro en mi cabeza pero que era difícil para la gente entenderlo. Yo he tenido acá a mis mejores amigos y nunca les voy a criticar que no hayan pensando que esto era una posibilidad para ellos. Porque hasta cuando yo me escuchaba, no me creía. Era realmente una cosa alocada.

¿Cuál fue tu estrategia para influir en los Ynnovadores e impulsar este proyecto?

Tuve que enfrentarme al primer ynnovador para convencerlo y no me equivoqué al escogerlo: Pedro Neira, a quien admiro muchísimo.

Pedro fue al primero que le conté y me dijo: “Todo muy bonito, pero tu vienes del sector corporativo ¿tu vas a hacer esto al 100% de tu tiempo o estás buscando chamba? Si tu me dices que vas a estar al 100%, yo creo en ti y seré tu primer ynnovador.”

Y cuando fui a buscar a los demás chicos para invitarlos a ser parte de esta idea alucinada, al ver a Pedro, entonces ellos decían: “si está Pedro, tenemos que apoyarte”. Todo fue por Pedro, el primero que confió en mi.

¿De dónde conoces a Pedro Neira?

Yo no lo conocía. Vino un amigo mío y me dijo, luego de leer mi columna: “Hay un chico que ha llegado a mi oficina y no le entendí nada, pero vino a levantar capital. Quizás tu puedas entenderlo” y nos conectó. Así fue como conocí a Pedro, y él fue quien me abrió la puerta para conocer a todos los demás. Y fue así como se fue construyendo poco a poco este pequeño ecosistema de cracks.

¿Cómo armaste tu staff?

Nuestro staff está compuesto por gente que llegó por su propia voluntad a aportar, que apostaba por la idea y quería desarrollarla en conjunto. Y así no sólo llegó mi staff, sino los asociados a Los Patriotas también.

Uno de los primeros en confiar fue Amadeus Malca, que no solamente es un ser bondadoso y generoso, sino muy talentoso, creativo y un apasionado de la enseñanza. Y él llega porque su sueño era enseñar y ninguna Universidad le abrió la puerta y yo le dije: “ven acá y enseña”, y me él me dijo “¿dónde?”, porque no teníamos un lugar fijo. Y de pronto apareció Emilio Rodriguez Larraín que tenía este espacio en Dasso y no era como lo ves ahora, era muy diferente y acá dictamos los primeros talleres con 4 sillas, sin luz, ni agua, ni internet. Venía la gente en la noche y poníamos unos focos con un motorcito.

Nosotros no hemos tenido ni un sol. Hacíamos los talleres y los chicos venían a emprender. Esto es un emprendimiento de verdad, acá nadie me va a venir a decir a mi que soy el loco de la innovación y que no he emprendido. Yo sé que es emprender. Hoy día hay un montón de gente que habla de emprendimiento e innovación y que no ha emprendido nada ni es innovadora. Hay gente que hasta dicta talleres y nunca ha hecho algo concreto. Yo sé que hay grandes profes, pero es ser mejor un gran profe y un gran hacedor, porque el ejemplo ayuda muchas veces más a enseñar.

Y así llegó Amadeus, luego Jesús Muñoz, que es un chico talentoso que vino de Chiclayo. Él vino a uno de mis talleres, fue alumno mío. Y cuando analizó el modelo, le gustó y decidió quedarse. También tenemos a la ex Gerente de Customer Experience del BBVA que quiso ser Patriota e Ynnovadora. Otro ejemplo es Walter Alvarado, que es Jefe de Proyectos, fue colaborador mío en Lindley, un trome. La gente viene, y si quiere quedarse, se queda.

¿Cómo es el proceso de reclutamiento y selección para el staff?

Es un proceso bastante sencillo. Yo creo que el tiempo y los años me da el “ojo” suficiente como para poder saber que alguien sea una buena persona y sepa comunicarse. De ahí, todo lo demás se aprende.

¿Cuál ha sido uno de tus mayores aprendizajes en este proceso de creación de los Ynnovadores?

Que yo no sé nada, ese es el mayor aprendizaje. Sólo sé que soy bueno relacionando gente para generar valor y haciendo visible lo invisible.

Mi crecimiento en el mundo corporativo fue tan rápido, que uno llega a una edad en la que se cree lo máximo. Y llegaban los premios y reconocimientos y yo me llené de vanidad. Cuando fundé Los Ynnovadores, yo conocí a estos chicos y me volví practicante, yo no entendía nada. Entendí que los muchachos sabían mucho más que yo y volví a aterrizar. Creo que esa es la actitud que hay que tomar siempre.

Y además, como te dije, es un emprendimiento que yo empecé desde cero. Yo mismo limpiaba los pisos, me encargaba de ir a Café Havanna para que me presten el baño para los chicos o a Bottega Dasso para que nos den el WiFi. Y todos colaboraban. Y aprendí a ser muy horizontal.

15781056_726798727478052_5044601519278904194_n
Fuente: Facebook Ynnovadores Perú

Finalmente, ¿cómo haces para motivar a tu staff de Ynnovadores?

Yo considero mucho el hacer. Intento hacer siempre un montón de cosas para que justamente se genere esa energía por querer hacer las cosas diferentes, que los reten.

Al yo retar me gusta que me devuelvan un reto. Es un reto constante: todos los días los reto y todos los días me retan. Y cuando ya no hay más retos es que nos aburrimos. Cuando siento que eso sucede, yo digo: “momentito, reunión.”

Tenemos reuniones donde revisamos las cuentas, monitoreamos proyectos, pensamos qué podemos agregarle a algún proyecto para incrementar el valor y energizarnos. Considero mucho la confianza que entre todos tenemos. La colaboración y la co-creación son la clave. Yo puedo pensar ciertas cosas, pero todos tienen libertad para revertirlas, destruirlas y descubrir juntos otras cosas. Eso es lo que busco.

Acá no hay horarios, yo siempre me despido diciendo: “a la orden, 24/365” y todos tienen esa cultura. Acá no hay chupamedias, acá no hay gente que quiera hacerte la del vivo, acá tampoco hay gente que te apuñala por la espalda. Cuando vienen mis amigos del sector corporativo y les cuento todo esto, me dicen que he inventado el mundo perfecto. Y ahora yo regreso al mundo corporativo junto con Los Ynnovadores para transmitir esa cultura, y eso es lo que a mi más me motiva.

Yo salí de la corporación hace 4 años pensando cómo hacer que se junten ambos mundos, y ahora siento que mi sueño está cumplido de alguna manera y que es posible que nosotros podamos llevar un mensaje positivo a la gran empresa y cuentan con nosotros para desarrollar una cultura de innovación dentro.

Mi experiencia sirve de bisagra entre el mundo corporativo y el mundo de las startups que también tiene su forma particular de ser y no necesariamente fácil. Son chicos tromes que entienden que pueden depositar su confianza en mi para hacer una vinculación muy positiva en la co-creación de cosas que tanto para ellos, como para las grandes empresas, les es interesante.

Yo creo que esa es mi misión, hacer esa labor y crear cosas nuevas. Eso es Los Ynnovadores, somos un grupo de personas que aprende, conecta y que está trabajando para co-crear un mundo mejor.

14937275_1189119881165371_1705334799359410670_n
Fuente: Facebook Ynnovadores Perú

Emprendedoras Peruanas – Entrevista #02: Healthy Pleasure

No sé si recuerdan, pero en febrero de este año decidí iniciar un nuevo bloque, además de las confesiones, en el que les traería entrevistas a mujeres emprendedoras que se lanzaron a la aventura de iniciar un emprendimiento propio.

En esta oportunidad, les traigo una entrevista a Sylvia Rodríguez Vélez, quien es Licenciada en Nutrición y Dietética por la UPC, especialista en trofología certificada por el Instituto Nacional de Trofología de México y creadora y editora del blog Healthy Pleasure, con más de 23,000 seguidores en Facebook y un canal en YouTube con más de 3,500 seguidores.

hp sylvia

  1. ¿Qué es Healthy Pleasure?

Healthy Pleasure es una comunidad donde lo único que se busca es compartir información certera y avalada sobre cómo tener un estilo de vida saludable y su importancia para que las personas puedan tomar una decisión y empezar a hacer cambios. Es encontrarle el placer a vivir sanamente.

  1. ¿Cómo y cuándo nace Healthy Pleasure? 

Healthy Pleasure nace en el 2013, pero la idea estuvo rondando en mi cabeza un año atrás. Nace ya que al encontrarme con muchas personas y escuchar siempre las mismas frases: “Qué aburrido comer saludable, es insípido comer lechuga y pollo todos los días, me toma mucho tiempo y dinero preparar esas comidas, solo voy a hacer dieta para entrar en ese vestido, llegar al viaje con un cuerpo perfecto, etc, etc. La salud para mí, va más allá que el físico, y ahí es donde nacieron mis ganas de compartir toda la información posible sobre tips y recetas que tengan en común ser ricas, saludables, fáciles de hacer y que no tomen mucho tiempo, para que poco a poco las personas se saquen la venda de los ojos y descubran junto a mí, este mundo nuevo que es la salud y bienestar. Luego nacieron otras ideas, mientras me preparaba más, como por ejemplo los videos y asesorías nutricionales.

  1. Breve perfil tuyo como fundadora ¿tienes socios en este proyecto?

Soy Licenciada en Nutrición y Dietética de la Universidad Peruana de Ciencias Aplicadas (UPC), especialista en trofología certificada por el Instituto Nacional de Trofología de México. Creadora y Editora del blog Healthy Pleasure. Soy columnista en el periódico El Popular, y en la revista Nutrición del Dr. Perez Albela. Actualmente trabajo ofreciendo asesorías nutricionales personalizadas, empresariales y como imagen de marcas relacionadas en el rubro. Mi enfoque con la nutrición es llegar a prevenir y curar enfermedades a través de alimentos.

Actualmente no cuento con socios, pero sin con un pequeño pero gran equipo que son Samantha Tello la diseñadora del blog y Pablo Maúrtua, el encargado de producir los videos.

  1. A parte de Healthy Pleasure, ¿tienes algún otro emprendimiento? ¿Cuál?

Sí, recién estamos en la búsqueda de un nombre, pero es un proyecto de educación online. Son clases de nutrición básica pero completa para aquellas personas que les gusta el tema pero no tienen realmente el tiempo o dinero para estudiar una carrera profesional.

  1. ¿Por qué quisiste emprender? ¿Sientes que existen factores que desaniman a las mujeres de iniciar un emprendimiento?

Quise emprender para poder salir un poco de la rutina y zona de confort. Emprender me motiva más a aprender. A buscar mis propias herramientas, a ser más creativa, a investigar y leer más. Y lo que más me gusta; a estar en contacto con personas que se interesan en el tema y que de alguna manera puedo ayudar o influenciar en sus vidas así sea con una parte muy chiquita.

Yo creo que no hay factores que desanimen a las mujeres para iniciar un emprendimiento, por lo menos no se me ocurre uno ahora.

  1. ¿Quiénes son los principales seguidores (clientes) de Healthy Pleasure? ¿A quiénes están dirigidos tus productos / servicios?

Las personas que siguen a Healthy Pleasure son en su mayoría mujeres entre 18 a 35 años, que buscan mejorar su estilo de vida o el de sus familias con tips prácticos y viables. Ellas buscan además de lo saludable, algo rico.

  1. ¿Cuál es tu ventaja diferencial frente a tus competidores (otros blogs/canales de nutrición)?

Soy muy congruente con lo que predico y realmente lo practico. Si yo recomiendo no consumir azúcar, realmente no lo haré ni estaré relacionada alguna marca con ese ingrediente dentro de sus productos. Si recomiendo practicar actividad física tanto a mis seguidores como a mis pacientes, yo también lo haré. Pray what you preach. Y por otro lado, el enfoque que tengo como nutricionista y debido a mi especialización (hasta donde sé soy la única nutricionista y trofóloga en Lima), es de curar a través de alimentos, así que lo ideal es promover que las personas consuman lo más natural posible. Algo más, es que quiero que mis seguidores se sientan muy cerca de mí, compartir experiencias y que no tengan que pasar días para yo responderles alguna duda que tengan y ser lo más sincera posible.

  1. ¿Cuáles son las mayores dificultades/obstáculos que encontraste a la hora de iniciar este emprendimiento?

Al principio que no sabía cómo plantear las ideas que tenía, eso poco a poco lo fui aprendiendo con el tiempo, para así lograr contenidos que llamen la atención de los seguidores y poder ofrecerles información precisa. El tema de las redes sociales también fue algo difícil de entender para mí, ya que yo sola tomo las fotos, creo el contenido, lo edito, publico y respondo. No tengo community manager.

El romper con los mitos acerca de la alimentación y que la gente vaya tomando consciencia también fue una barrera que poco a poco estoy rompiendo.

Y algo personal, un obstáculo fue el darme a conocer, darle la cara al blog y lanzarme con este proyecto. Al principio da miedo, pero si realmente es lo que quieres hacer, vas a hacerlo con miedo, con gusto y adrenalina y vas a tener un resultado muy lindo.

  1. ¿Qué desearías que tuviera el ecosistema emprendedor en el Perú para que emprender fuera más fácil?

Más concursos y apoyo económico para los emprendimientos. Así como tener bases y evaluaciones más eficientes y realmente cerciorarse que estos emprendimientos sean viables y sostenibles.

Algo que nos ayudaría mucho sería también educación en diversos temas como administración, marketing digital, redacción, etc.

  1. ¿Tienes algún referente femenino en el mundo de los negocios/finanzas, nutrición o en la vida? ¿Quién y por qué?

Me gusta mucho seguir a una health coach que se llama Giselle Schereiner, del blog La vida orgánica. La forma en la que comunica la información y que ella de el ejemplo practicando todo lo que recomienda me llama la atención y me hace querer aprender más.

Otro referente es David Wolfe, quien también tiene el enfoque de curar a través de alimentos.

  1. ¿Qué le recomendarías a todas las mujeres que quieren poner una empresa o un blog, pero aún no se animan?

Les diría que tener miedo es normal, pero creo que peor es tener la sensación de “qué hubiera pasado si….” Láncense, ¿si no es ahora entonces cuándo? Si es realmente lo que quieren, entonces no renuncien y háganlo con mucha pero mucha pasión.

  1. ¿Qué proyecciones tienes para Healthy Pleasure para el 2018?

Quisiera capacitarme más en el tema de la trofología y la nutrición holística para darle una visión más amplia al blog; es decir, no solo nutrición, sino también actividad física, salud emocional, cosmética natural.

Seguir con más videos de manera constante, empezar con 1  a la semana.

Para el 2018, también me gustaría lanzar un producto (del cual todavía no quiero hablar) pero que sea un paso para una línea que realmente no sale de mi cabeza.

Empezar con algunos talleres o webinars también estarían bien para que sean un escalón para en un futuro lanzar mi propio libro.

Muchos éxitos Sylvia en todos tus proyectos!!!

Bonus track: Me encantan los consejos de este vídeo de Healthy Pleasure!!!

Confesión #30: No me importa que me llamen idealista…

Como parte de la especialización que estoy llevando de innovación estratégica, hay un curso que se llama “Confianza Creativa y Potencial Innovador”, en el que nos enseñan que todos los seres humanos somos creativos, pero que por diversas razones no descubrimos ni explotamos todo nuestro potencial: por miedo al qué dirán, por miedo a expresar nuestros puntos de vista y ser rechazados, por miedo al bullying, etc.

En ese proceso de autoconocimiento al que nos remite el curso, nos dejaron una tarea bien interesante que quiero compartir con ustedes, y que les recomiendo que hagan por lo menos una vez en la vida. El ejercicio es el siguiente:

Ejercicio # 1: Responder a la pregunta: “¿Cómo es el Perú en el que te gustaría vivir?”, escribe tus ideas y, luego escribe una texto completando la siguiente oración: “Para hacerlo realidad, yo puedo ….”

Como ven, el ejercicio nos invita a imaginar cómo es ese país en el que nos gustaría vivir, pero no sólo se queda en eso, también nos propone que seamos parte activa en la construcción de esa sociedad en la que tanto anhelamos habitar. A continuación, les comparto mi respuesta a este ejercicio, y los invito a tomarse un tiempo de reflexión para desarrollarlo.

Me gustaría vivir en un Perú igualitario, en el que no existan injusticias, racismo, ni ningún tipo de discriminación ni brechas sociales. Un país en el que no exista la corrupción ni la violencia, donde todos los ciudadanos podamos tener acceso a las condiciones básicas para vivir (agua y desagüe, luz, etc.) y a un trabajo digno en las condiciones que nos merecemos.

Un país donde se reconozca el aporte de los bomberos, médicos, maestros y otros héroes del día a día y que puedan recibir un salario y beneficios laborales acordes a sus funciones. Un país donde emprender sea fácil, y donde todas las personas puedan formalizar sus negocios para generar prosperidad y desarrollo económico al país, sin ser explotados por las entidades fiscalizadoras del Estado.

Un país donde hombres y mujeres tengamos las mismas oportunidades en distintos aspectos, especialmente laborales y donde el machismo, el acoso callejero y los feminicidios sean cosa del pasado. Un país donde me pueda sentir tranquila caminando en cualquier momento del día y que no esté como paranoica pensando que en cualquier momento me pueden asaltar, secuestrar, violar y hasta asesinar.

Un país donde deje de existir el racismo, donde no tengamos que ver en distintos locales carteles que digan “se reserva el derecho de admisión”, donde los anuncios de trabajo dejen de indicar que se solicita “buena presencia” para el puesto, donde se deje de “cholear” a la gente y donde te dejen de juzgar por tu apellido. Al final, todos somos una mezcla y en el Perú “el que no tiene de inga, tiene de mandinga”.

Un país con políticos de verdad, que se preocupen por los ciudadanos, donde nuestro Congreso deje de ser el circo que es y dejemos de vivir bajo el concepto de “roba, pero hace obra”. Un país donde se erradique la mentalidad de “Pepe, el vivo”, donde la gente respete las normas de tránsito, donde no boten basura en la calle y devuelvan ese vuelto que les dieron de más, aunque se trate de algunos centavos.

Un país moderno, en el cual se invierta en tecnología para mejorar la calidad de vida de los habitantes. Imagino un modelo de salud pública eficiente, donde los médicos y enfermeros que trabajen para el Estado estén capacitados para brindar atenciones de calidad y donde existan hospitales, postas y centros médicos cerca de cada una de las poblaciones a lo largo y ancho de nuestro país, con infraestructura médica de primera y hospitales con la capacidad necesaria para ayudar a todos los pacientes sin importar su condición. Donde la gente deje de fallecer en camino al hospital más cercano.

Un país en el que tener acceso a una buena educación no sea privilegio de uno pocos. Donde la educación pública pueda ser igual o mejor que la privada. Donde existan colegios y universidades públicas con infraestructura que permita desarrollar los conocimientos y competencias necesarias de los estudiantes. Con una reforma educativa que cambie la malla curricular y pase de ser netamente memorística, a una que permita desarrollar el pensamiento crítico de los estudiantes y, a través de la cual, se fomenten los valores y la aceptación de la diversidad y la tolerancia. Me imagino a los colegios y las universidades como esos centros en los que se formen realmente ciudadanos de bien para el futuro de la Nación.

Un país en el que las empresas, nacionales o extranjeras, no sólo busquen su beneficio individual y egoísta a costa de los consumidores y del medio ambiente. Donde las empresas sepan el importante papel que juegan en el desarrollo económico del país y se preocupen por ofrecer los mejores productos y servicios a todos sus clientes. Un país donde las grandes corporaciones no nos engañen con sus ofertas y propuestas de “valor” y nos vendan productos o servicios “baratos” pero perjudiciales para nuestra salud e integridad física.

Un país en el que nos preocupemos por el medio ambiente y por el planeta, donde el reciclaje sea parte de nuestro día a día y la sostenibilidad se vuelva parte de nuestro vocabulario. Donde seamos conscientes que todo lo que hagamos en el presente va a tener un impacto (positivo o negativo) en el futuro.

Finalmente, me gustaría vivir en un país en el que “el mejor amigo de un peruano sea otro peruano”, donde no sólo tratemos bien a los extranjeros y entre nosotros nos saquemos el ancho. Un país con ciudadanos que aspiren cada día a ser mejores, que no se conformen con lo que tienen y que traten de desafiar el status quo cada vez que puedan para mejorar nuestra sociedad. Que no busquen hacer lo mínimo indispensable, sino que luchen por hacer que cada día valga la pena y sea mejor que el anterior.

Para hacerlo realidad, yo puedo ser un ejemplo positivo en mi comunidad, en mi trabajo y con mi familia, respetando al prójimo y las normas de convivencia ciudadana, tratando en todo momento de cuidar el medio ambiente. Puedo, a través de mi trabajo, desarrollar proyectos de innovación, que además de ser buenos para la empresa, también sean buenos para todos los stakeholders. Puedo seguir potenciando este blog para inspirar y ayudar a futuras emprendedoras y emprendedores a lograr sus objetivos. Y además, podría dictar charlas en centros educativos para concientizar a los estudiantes de que debemos preocuparnos por el prójimo y el medio ambiente, y ser consciente del impacto de nuestras acciones en el futuro.

peru-641632_1920

 

Confesión #29: Junio fue un mes alucinate!!!

Sé que hace mucho tiempo que no escribo y me disculpo por ello. La última entrada fue del 31 de mayo y ahora ya estamos el último día de junio y no quería dejar pasar la oportunidad de escribirles y contarles en qué ando metida estos días.

Buenos les cuento que estuve de vacaciones casi todo mayo y regresé al trabajo el lunes 29/05 para darle con todo a la chamba. No les llegué a comentar, pero desde el 01 de abril de este año, soy la responsable del área de innovación de la empresa en la que trabajo y es un reto demasiado alucinante y motivador para mi. Para serles sincera, el día que me dijeron que iba a ver todo lo relacionado a innovación, fue uno de los días más felices de mi vida. Tanto así que quería saltar de alegría en la oficina y gritarlo a los 4 vientos, pero obviamente tenía que mantener la compostura.

Regresé a la oficina el lunes 29/05 y lo primero que me dijeron es que tenía que llevar un curso de Data Analytics del MIT,  porque como empresa, sabemos que esta habilidad de poder analizar data para construir modelos que nos permitan tomar eficientes decisiones empresariales, es de suma importancia. Así que me inscribí en un curso super paja en la plataforma de edX (y lo mejor de todo es que es gratuito). Acá les dejo el link para los que deseen inscribirse: https://www.edx.org/course/analytics-edge-mitx-15-071x-3

Esa misma semana, el viernes 02/06, participé en el Innovation Summit 2017 de IBM en el Hotel Marriott. Si bien era un evento para que IBM se pueda marketear con sus clientes y hacerle publicidad a su sistema de inteligencia artificial llamado Watson, se trataron algunos temas bien interesantes. La presentación que más me gustó ese día fue la entrevista que le hicieron a Jorge Izusqui, Gerente General de Innova Schools. En verdad ese hombre es un crack y su visión de cómo debería ser la educación en nuestro país es alucinante. Este es link para que puedan ver las presentaciones de ese día: https://www-03.ibm.com/marketing/pe/innovation-summit-2017/

El lunes 12 de junio empecé en el IV Programa de Especialización en Innovación Estratégica en la Universidad del Pacífico. Me inscribí en este programa porque creo que necesito una base metodológica para implementar un sistema de gestión de innovación en la empresa en la que trabajo y porque de las opciones que analicé, era la que mejor se adaptaba a mis necesidades. Si bien la innovación puede sonar como algo desestructurado y sin reglas, debemos contar con una metodología, herramientas y hasta indicadores que puedan medir la efectividad del sistema y se puedan generar de manera continua proyectos innovadores que agreguen valor a nuestras empresas y sociedad.

El martes 13 y miércoles 14 de junio, participé en la segunda edición del Peru Venture Capital Conference y estuvo alucinante. Les prometo escribir una entrada exclusiva sobre este evento. Además, como dato curioso, fue mi participación en la primera edición de este Venture Capital Forum la que me hizo empezar este blog. Si no me creen, revisen la primera confesión.

El jueves 15, conocí a Mikal Hallstrup, founder & CEO de Designit, una firma global de diseño con una metodología bien interesante y un enfoque bastente humano del diseño, que acaba de abrir oficinas en Perú a inicios de este año. Si desean contactarse con esta agencia, pueden escribir al correo lima@designit.com.

Y finalmente, el jueves 22 y viernes 23 participé en el VIII Simposium de Tecnología e Innovación del Sector Minero Energético que se realizó en la sede de la Sociedad Nacional de Minería, Petróleo y Energía, gremio al que pertenece la empresa en la que trabajo. Si bien ustedes pensarán que la minería es un sector tradicional y que no se puede innovar, la verdad es que hay diversas oportunidades para utilizar los avances tecnológicos en pro del desarrollo de las distintas operaciones mineras de nuestro país, generando una minería más segura y responsable con el medio ambiente. En ese mismo evento se premiaron a los ganadores de dos importantes concursos del sector: Premio a la innovación tecnológica en el sector minero energético 2017 y a los estudiantes que ganaron la 2da Hackatón de innovación abierta aplicada al sector minero energético peruano.

Este mes que se termina ha sido genial, y estoy segura que los meses que vienen serán mejores, aunque alguien debería decirle al tiempo que no se pase tan rápido. En un abrir y cerrar de ojos pasó medio año!!! L@s estaré manteniendo al tanto de las novedades que se vengan en lo que queda de este año 🙂

Bonus Track: Les dejo la presentación que me encantó de Jorge Izusqui en el Innovation Summit de IBM.

pexels-photo-295826

Confesión #28: Fui profesora por un día y me encantó!!!

Quizás creer en el destino pueda sonar un poco loco e inverosímil, pero creo que hay “señales” y oportunidades en esta vida que no podemos ignorar ni desaprovechar. Una de esas “cosas” me pasó el martes 02 de mayo 2017.

Estaba de lo más tranquila en mi oficina, chambeando, cuando recibí un mensaje por whatsapp de un amigo (mi ex-mentor de los Ynnovadores, aunque él detesta que lo llame “mentor”, así que dejémoslo como Maestro Jedi, aunque él está más encaminado hacia el lado oscuro, así que fácilmente podría ser un Sith). En su mensaje me decía que estaba enfermo y que no podría dictar la primera clase de la 7ma generación de la Academia ASEP y me pedía si podía reemplazarlo.

La noticia me cayó como un baldazo de agua fría, ya que la clase era sólo a unas horas de distancia del dichoso mensaje. Para serles sincera, por un momento dudé en aceptar la propuesta, pero algo dentro de mí me dijo que asuma el riesgo, para descubrir qué saldría de esa experiencia. Así que, después de unos minutos le dije que sí, y me envió la que iba a ser su presentación de la noche. Minutos después, me ubicó la Directora de la Academia para reconfirmar mi participación y ya estaba todo listo para mi debut.

Revisé el tema y vi que eran conceptos que ya había visto en la universidad y en la primera generación de la academia ASEP (de la que fui parte en febrero 2016 y que documenté en mi confesión #6). Además, también había aplicado parte de esos conceptos en mi chamba, así que en buena hora sabía que podía manejarlo. Eso me dio un poco más de tranquilidad, así que modifiqué un poco la presentación, cambié algunos conceptos y el orden de las diapositivas y ya estaba lista.

La clase empezaba a las 7pm en San Isidro, pero para estar más tranquila salí de mi oficina a las 5:45 y a las 6:10 ya estaba en la casa ASEP. No iba a la casa desde que ayudé a pintar una pared el año pasado, cuando recién se estaban mudando al nuevo local, y la verdad es que les quedó increíble!!!. La Casa ASEP transmite la vibra de ser un espacio de aprendizaje y colaboración para emprendedoras y emprendedores. Le di una última chequeada a las diapos y me quedé esperando a mis alumnas y alumnos.

Los más puntuales empezaron a llegar desde las 6:30pm y estuvieron en una salita de espera mientras terminábamos de limpiar el salón principal, colocar los materiales en las mesas de trabajo y pegar post-its en las paredes. Cuando llegaron les dijimos que escriban en los post-its de la pared, el porqué deseaban emprender. Una vez que lo hicieron, me acerqué a leer y la verdad es que son muy variadas las causas por las que deciden emprender, como por ejemplo: ser su propio jefe/a; desarrollar networking para potenciar su empresa, seguir su pasión, ayudar a los demás, etc.

Cuando ya estuvo casi llena el aula (tenía 20 almas viéndome fijamente), Chiara, la Directora de la Academia, hizo una breve introducción, presentó lo que es ASEP y luego me presentó a mi. Cuando me cedió la palabra, vino mi primera gran preocupación. ¿Qué les digo? ¿cómo me presento? ¿qué he hecho en mis cortos 25 años que merezca ser la pena ser contado? (entendiéndose que había gente que quizás me doblaba la edad como parte de la audiencia). Mi cerebro al toque me dio la respuesta: sé honesta, sé tu misma y no te subestimes, que la edad es sólo un número y para tener 25 años, has logrado muchas cosas, sino no estarías ahí parada. Esa inyección de autoconfianza me permitió seguir adelante.

Les conté que soy la responsable del área de innovación de una empresa de soluciones en fragentación de roca (sí, vendemos explosivos que hacen “boom”, pero muchas cosas más también, que ayuden a nuestros clientes a lograr sus objetivos). Les conté que estuve sentada como ellos al haber sido parte de la primera generación de la academia. También les dije que un par de veces quise emprender, pero por motivos y problemas diversos, ninguno de mis dos emprendimientos pudo ver la luz, pero que si quiero emprender algo propio algún día.

Una vez hechas las presentaciones empezamos. El primer tema fue identificar nuestro propósito en esta vida. Sé que suena a una pregunta existencial, y que quizás muchos de nosotras/os aún no tengamos la respuesta. Pero siempre es bueno hacer el ejercicio de introspección y poder conocernos cada vez más. Una vez dejado el primer desafío como tarea, pasamos a las presentaciones entre los chicos y chicas de esta generación. Se agruparon en parejas, y en bloques de 5 minutos cada uno le explicó su idea de negocio a su partner.

Luego, les pedí que compartan con toda la clase los temas de los que habían conversado, pero no que nos contaran su propia idea, sino la de su compañero/a. Esto nos ayuda a integrarnos y a saber escuchar y empatizar con la otra persona, lo cual es muy importante. El emprendedor de éxito no está sólo, no puede ser un “solopreneur” como una vez escuché. Siempre se necesita un equipo comprometido y enfocado para sacar las cosas adelante.

Una vez que todos contaron las historias, me di cuenta que el grupo era bien variado (lo cual es genial y sé que se hace un trabajo previo de filtrar los distintos perfiles para lograr tener un grupo multidisciplinario con diversos backgrounds), pero la variedad es positiva, ya que en estos contextos es donde se conciben ideas geniales. Pero, más allá de la heterogeneidad de perfiles, algo que compartían y que pude ver en todos/as, era esa pasión y chispa en los ojos por querer emprendeder algo o potenciar lo que ya estaban trabajando. Aunque parezca difícil de creer, de un salón de clases como ese, pueden salir futuros socios, co-founders, proveedores o clientes, lo cual me parece súper emocionante.

Después de que todos ya se conocieron de manera preliminar, hicimos un break de 10 min. antes de empezar con los trabajos grupales. El primer trabajo fue sobre el mapa de empatía, que es una herramienta que nos permite realmente ponernos en el pellejo de nuestros cliente, porque nos ayuda a cuestionarnos cosas como ¿qué siente mi cliente? ¿qué ve y oye en su entorno? ¿cuáles son sus principales dolores y con qué se siente feliz?. Esto nos sirve para darnos una idea de en qué área o rubros podemos emprender para solucionar los “dolores” de nuestros clientes. Algo que siempre ocurre, es que nos enamoramos de la solución (nuestra idea de negocio) pero no sabemos si responde claramente a un problema. Y si no responde a un problema, quizás los que pensamos que serían nuestros consumidores, al final no lo son. Hay que saber poner a nuestros clientes en el centro de lo que hacemos, ya que es básico para poder ofrecerles las mejores soluciones. Pueden profundizar más de esta herramienta en el siguiente link: (https://www.openfuture.org/es/toolbox/mapa-de-empatia)

sdr
Mis alumnas y alumnos desarrollando la dinámica. Fuente Propia

Y para cerrar la clase desarrollamos un caso con la herramienta del business model canvas (https://www.openfuture.org/es/toolbox/business-model-canvas). Esta herramienta nos permite en un sólo brochazo, analizar 9 bloques que construyen nuestro modelo de negocio. Si me preguntan cómo se conectan las dos herramientas, se conectan en muchos sentidos:

1) El mapa de empatía nos ayuda a descifrar el perfil de nuestros clientes. Con esto podemos llenar el bloque de construcción “Segmento de clientes” del Canvas.

2) En el mapa de empatía tenemos que identificar los “dolores” de nuestros clientes y eso es el input básico para definir nuestra propuesta de valor, es decir, cómo le vamos a solucionar la vida a nuestros consumidores, en ese aspecto específico que queramos atacar.

3) En el mapa de empatía, tenemos que poner que ve y que oye el cliente, lo cual nos va a dar una idea de los medios con los que nos podemos comunicar con ellos, y nos ayuda a llenar el bloque de canales a través de los cuales vamos a comunicar esa propuesta de valor que estamos diseñando. Además, una vez que tengamos la propuesta de valor y los canales de comunicación identificados, vamos a poder definir qué tipo de relación queremos establecer con cada uno de nuestros segmentos de clientes (hay modelos de negocio que pueden estar dirigidos a más de un segmento de consumidores).

4) Finalmente, conocer a profundidad a nuestros clientes también sirve para establecer cuáles son las actividades clave que se debemos realizar para desarrollar una relación con ellos y lograr fidelizarlos. Además, el costeo de esas actividades y recursos necesarios va en nuestra estructura de costos, que es otro bloque del modelo.

sdr
Trabajando en clase. Fuente propia

Ya para ir terminando, les cuento que me encantó la experiencia!!! (y ojalá les haya gustado a mis alumnas y alumnos también). Desde que estaba en el colegio me encantaba exponer y cuando estaba en la universidad, les enseñaba a mis amigos los temas de algunos cursos antes de los exámenes (cual profesora). Enseñar es algo que siempre me ha apasionado y que tengo entre mis metas de vida, ya que espero poder ser profesora universitaria (a tiempo parcial) en el mediano plazo. Y la lección de esta confesión es que no tengan miedo de aceptar esas oportunidades que les da la vida, por más pánico que sientan. Como bien dice el refrán: “el que no arriesga, no gana” (o en mi caso, “la que no arriesga, no gana” y creo que gané una súper experiencia.)

18198423_1937846083169080_2873249892284791891_n
Fuente: Facebook ASEP

Confesión #27: El blog cumplió su primer aniversario y yo ni enterada…

Desde hace algún tiempo que no escribo en el blog (19 de marzo para ser más exactos), no porque no quiera, porque en verdad me encanta escribir y me apasionan los temas de emprendimiento e innovación que comparto con ustedes, sino porque en estas últimas semanas han ocurrido algunos cambios en mi vida profesional que me han impedido darme un espacio para inspirarme y escribir en este blog que tanto quiero. Me disculpo por ello…(pero en el fanpage de Facebook del blog sí publico temas de interés continuamente, porque es más fácil compartir info en Facebook que escribir una entrada, que requiere más tiempo e inspiración.)

El cambio más importante en estos días es que, desde el 01 de abril 2017, he sido nombrada responsable del área de innovación de la empresa en la que trabajo, lo cual ha sido realmente increíble y es una noticia que estoy asimilando poco a poco, pero con mucho ánimo y energía para lograr que la innovación se vuelva parte del ADN de la organización y podamos desarrollar de manera continua soluciones innovadoras y sustentables que generen valor para todos nuestros stakeholders. Además, es nuestro deber desde las corporaciones, junto con el Gobierno, las Universidades, los emprendedores, aceleradoras, incubadoras e inversionistas, poder ayudar a construir ese ecosistema de innovación que tanto necesitamos para que nuestro país pueda seguir avanzando en la senda del desarrollo, mejorando la calidad de vida de tod@s l@s peruan@s.

En todo este trajín del cambio de puesto, es que me dí cuenta que la primera entrada de este blog la publiqué el 02 de abril del 2016. ¡Qué rápido se pasó un año! En esa primera publicación les explicaba porqué decidí iniciar este blog y qué es lo que esperaba de este espacio cibernético de conocimiento. Luego empecé a contarles algunas cosas un poco más personales, como el hecho que me aterraba hacer networking, pero es algo que he podido ir manejando en este año (aunque todavía siento mariposas en la panza cuando llego a un lugar y no conozco a nadie).

También les conté de mi primer acercamiento a la tecnología y la programación al participar en una hackathon y luego hacer un curso de un fin de semana de Ruby (que no es el nombre de una mujer, sino un lenguaje de programación). Como mis amigas y amigos vieron que estaba entrando a este mundo, me empezaron a preguntar datos y pedir consejos, por lo que les dediqué una entrada para ayudarlos con sus dudas.

En julio me disculpé por primera vez por “abandonar” el blog por casi tres meses, pero fue ahí que me di cuenta que era una intraemprendedora. Pero además de emprender dentro de la empresa en la que trabajo, también me gustaría emprender un proyecto de innovación social, y es por eso que fui parte de la primera generación de la academia de la Asociación de Emprendedores de Perú. Como mi curiosidad es prácticamente infinita y me encanta aprender temas nuevos cada día, es que estuve investigando acerca de metodologías para innovar, y es así que terminé aprendiendo los conceptos básicos de design thinking un sábado a la hora del desayuno. Además, dentro de esa búsqueda insaciable de conocimientos y eventos relacionados a estos temas, es que terminé participando en la clausura de un tour de innovación social, en donde me di cuenta por primera vez, que hay jóvenes como yo, que no estamos conformes con el mundo que nos rodea y que queremos hacer grandes cosas para romper el status quo y solucionar los grandes problemas de la humanidad.

Como mi cerebro es una máquina que trabaja 24/7 pensando en ideas para cambiar el mundo, en setiembre 2016, todas esas ideas empezaron a abrumarme un poco y me sentía como un cuy en una tómbola. En el camino que había recorrido hasta el momento, me di cuenta que la mayoría (por no decir todas) las iniciativas y esfuerzos que se realizaban para promover el emprendimiento y la innovación en el país, se realizaban en Lima, y algo que siempre he dicho es que el Perú no es sólo Lima, hay que pensar en la descentralización como algo básico en todos los aspectos del desarrollo de nuestro país.

En el proceso de generar un proyecto emprendedor e innovador podemos caer en distintos errores, y a mi me sucedieron dos cosas: me enamoré tanto de la solución que planteaba mi proyecto que me olvidé del problema que quería solucionar en primera instancia y no quería compatir mi idea con nadie por miedo a que me la roben. Pero conversando con personas sabias y experimientadas en este tema, me pudieron aterrizar en una, sin anestesia, lo cual me sirvió para despertar.

En ese proceso de “despertar” me di cuenta que, si bien queremos hacer muchas cosas en diversos campos de nuestra vida, hay que tomar las cosas con calma y saber encontrar el equilibrio que nos llevará a alcanzar nuestras metas, sin poner en riesgo nuestra salud física y mental.

Como la innovación es algo que siempre me ha fascinado, desde antes que me den la gran responsabilidad que les comenté al inicio, me inscribía en cuanto evento encontraba, y es así como participé en el Congreso Nacional de Innovación del 2016 organizado por la Cámara de Comercio de Lima junto con CONCYTEC, y tuve mi primer acercamiento a lo que significaba la innovación para las organizaciones. Mientras más cosas aprendes, más preguntas te haces y más cosas te cuestionas. Es totalmente normal, y eso me di cuenta a fines de octubre 2016.

Si bien me encantaba participar en varios eventos para aprender más y más, llegó un punto en el que me dije a mi misma que eso no era ni sostenible ni saludable. ¿Si nos la pasamos yendo a eventos cada vez que podamos, en qué momento vamos a poner manos a la obra y trabajar en las cosas que realmente van a generar el impacto y los resultados que deseamos? Es así como logré curarme de lo que muchos denominan eventitis.

Con el paso del tiempo, una/o puede madurar y ver las cosas con una mente más abierta, pero también empiezan a aparecer los miedos de no lograr todo lo queremos para nuestras vidas. Pero no podemos dejar que ese miedo nos paralice y nos impida alcanzar nuestros sueños.

En noviembre 2016, como era mi cumpleaños, me tomé un par de semanas de vacaciones para conocer Cusco, pero una enfermedad me malogró el viaje y me di cuenta de la importancia que tiene un buen estado de salud en el desarrollo de nuestra vida diaria.

En diciembre 2016 se realizó el segundo festival de innovación social en Lima (en el cual no pude participar por el tema de salud que les comenté en el párrafo anterior), pero les conté cómo fue mi participación en la primera edición. También, en ese mes, supe lo que era desenamorarse de un proyecto que al inicio creía infalible…

Como ya se acercaba Navidad, decidí escribirle mi carta a Papá Noel (aunque ya tuviera 25 años) para explicarle los cambios que consideraba que necesitamos, en nuestro querido país, para seguir creciendo como sociedad. Y con el nuevo año siempre viene un época de reflexión y de plantamiento de objetivos para los siguientes 12 meses.

En enero 2017 me puse a reflexionar acerca de lo que implicaba ser jefa y tener dos personas a cargo, lo cual fue una experiencia muy enriquecedora, ya que dejas de ser tu sólo/a y tienes que preocuparte por enseñar y desarrollar a las personas que te reportan, y brindarles espacios para que puedan alcanzar su máximo potencial. Y con respecto a mi faceta de blogger y emprendedora, por primera vez, sufrí un bloqueo creativo.

En febrero aprendí que por más que digan que está mal “ponerse la camiseta” de la empresa en la que trabajamos, yo creo firmemente que hay que saber “ponérsela” con sabiduría. Asimismo, en ese mismo mes quise abrir un espacio para mostrar los casos de éxito de mujeres emprendedoras a lo largo y ancho de nuestro país y lancé una entrevista piloto. Prometo que este 2017 van a ser más las iniciativas relacionadas a fomentar el emprendimiento femenino en el Perú.

Siempre es fácil rajar de que el Gobierno no hace nada por fomentar el emprendimiento y la innovación en el Perú, pero la verdad es que sí hay esfuerzos para invertir en el desarrollo de emprendimientos e innovaciones a nivel nacional. En este contexto, pude participar en la edición de aniversario del CINTECIN (Comité de Innovación Tecnológica Industrial), donde nos explicaron acerca de las iniciativas del Ministerio de Producción en este tema.

Finalmente, en marzo pude participar en dos interesantes eventos: uno que me ayudó a recuperar la fe en la humanidad gracias a los proyectos de 6 inteligentísimos talentos peruanos y otro evento en el que aprendí que la confianza es pieza clave para el desarrollo de cualquier actividad, especialmente si hablamos de negocios e inversiones.

Como podrán haber visto, ha sido un año de muchas experiencias interesantes y mucho aprendizaje y espero que los años que vengan sean mucho mejores. Muchas gracias a todas y todos aquellos que siguen este blog desde sus inicios y gracias también a todas las personas que se han ido sumando a lo largo de estos 12 meses. Espero que lo que escriba en estos post los ayude en sus emprendimientos y proyectos innovadores, y sus comentarios siempre son bienvenidos. Ya saben que me pueden contactar a través de la fanpage del Blog o del correo electrónico: confesionesdeunaemprendedora@gmail.com

¡Muchas gracias y que sigan las aventuras!

pexels-photo-27431

Confesión #26: La relación entre emprendedores e inversionistas debe basarse en la confianza

El viernes 03 de marzo por la mañana, tuve la oportunidad representar a la empresa en la que trabajo y participar en un interesante conversatorio con Brant Cooper realizado en UTEC Ventures.

Si se preguntan quién es Brant Cooper (como lo hice yo apenas recibí la invitación al evento) es autor del libro “The Lean Entrepreneur” y fundador de “Moves the needle“, empresa que ayuda a desarrollar culturas de innovación al interior de las organizaciones.

Acá les dejo el vídeo de presentación del libro:

En el conversatorio que tuvimos, la temática principal fue el desarrollo de las relaciones entre emprendedores e inversionistas y en la importancia de establecer lazos de confianza y métricas para medir el rendimiento de las start-ups.

Los principales highlights del conversatorio son los siguientes:

  • Brant comentó que el tener fallas es aceptable, en la medida en que se aprenda de los errores. Debemos poder admitir que no sabemos algo y buscar el conocimiento en diversas fuentes especializadas, demostrando humildad para aprender.
  • Nos mostró el “value stream dashboard” en el que detalla 7 momentos en el desarrollo del flujo de valor para los clientes.
brant-cooper-how-to-become-lean-corporate-entrepreneur-19-638
Fuente: Moves the Needle “Lean Innovation”
  • Cada etapa de este flujo debe tener indicadores que puedan ser monitoreados tanto por los emprendedores como por los inversionistas, ya que son el “termómetro” de qué tan bien le está yendo a la start-up.
  • Brant destacó la importancia de crear productos y servicios centrados en las necesidades del cliente, y que las empresas debemos ser capaces de escuchar la voz del cliente a la hora de definir la oferta de valor que vamos a entregar. Por ejemplo, quizás un producto nos parezca que aún está en desarrollo y le falta más I+D, pero si el mercado usa el producto tal y como está porque le genera un beneficio, debemos ser capaces de mantener esos parámetros que satisfacen al cliente y frenar nuestras ganas de seguir manipulando ese producto. El cliente es el que nos dice cuando el producto está ok. (Si queremos desarrollar nuevas formulaciones o nuevos productos, se podría hacer de forma paralela, manteniendo vigente lo que al mercado le funciona). La diferenciación para las empresas de bienes está en el servicio y en la experiencia de compra y de soporte post-compra que le brindan a sus clientes, y este servicio de valor agregado es el que genera pasión por nuestra marca en los consumidores.
  • Si bien el value stream dashboard puede parecerse al sales funnel, la idea es que en la gestión de la empresa se pueda eliminar la fricción y lograr que en lugar de un embudo, sea un tubo; y que los leads que ingresen se concreten en un 100%, buscando estrategias para incrementar la tasa de conversión. Un modo de lograr esto, es la reingeniería en diversos procesos, productos y servicios de manera periódica (p.e. cada 2 o 3 años), generando nuevas oportunidades de negocio y agregando valor al mercado lo antes posible (lean start-up). Es importante cerrar los primeros tratos cara a cara con el cliente.
  • En caso no tengamos datos reales para calcular el desempeño de una start up al inicio de sus operaciones, debemos trabajar con hipótesis acerca del comportamiento del consumidor, de la industria, de la competencia, incluso de los indicadores, etc. y luego validarlas conforme el negocio se desarrolle en el tiempo. El método de validación de las hipótesis debe ser consensuado entre el inversionista y el emprendedor. El emprendedor debe ser capaz de presentar evidencias al inversionista que sustenten que el negocio funciona.
  • Las dos principales razones por las que las start-ups fallan son: porque no tienen un mercado objetivo (el producto o servicio se desarrolla en base a las percepciones de los fundadores sin validación en campo) o porque quieren escalar de manera prematura (se debe validar cómo funciona el producto o servicio en campo antes de dar el siguiente salto, p.e. Prototipos – MVP). Otro error que se comente, es querer automatizar los procesos de marketing y ventas antes de conocer el mercado a profundidad.
  • La relación entre los inversionistas y los emprendedores debería ser de partners estratégicos sin barreras entre ambos. Una forma de relacionamiento entre estos dos actores, es la presentación de informes mensuales a los inversionistas con los resultados de los indicadores aprobados por ambas partes (al inicio de la relación contractual).
  • El emprendedor tiene que ser lo suficientemente transparente como para poder comentar las buenas y malas noticias a sus inversores, pero para lograr esto, el inversionista también tiene que ser capaz de generar un ambiente de confianza en el que no se satanicen los errores. Si el inversionista es muy estricto o poco flexible para fomentar este ambiente, lo más probable es que el emprendedor empiece a ocultar los problemas y quizás “maquillar” los indicadores, y es ahí cuando se producen los verdaderos problemas. Recibir malas noticias temprano es mejor que recibirlas tarde. Si un emprendedor quiebra la relación de confianza con su inversionista, lo más probable es que jamás vuelvan a hacer negocios juntos.
  • Los inversionistas deben ver a las start-ups como cualquier otro negocio, si diversifican van a encontrar un mejor retorno. Entrar al mundo de las start ups, ya sea como emprendedor o inversionista es como un “juego”. Se tiene que estar dispuesto tanto a ganar como a perder, y determinar qué tipo de riesgo se quiere asumir. El fracaso es parte del juego. No se debe entrar al juego si no se puede aceptar y gestionar el fracaso.
  • Un consejo de Brant para los emprendedores en el caso que fracasen, es que sean capaces, primero, de avisar con anticipación a sus inversionistas que las cosas no están yendo bien y luego que puedan tomar todas las lecciones aprendidas para analizar si se puede pivotear el modelo de negocio actual (y seguir yendo de la mano con sus inversionistas actuales) y no cometer los mismos errores en el futuro.
  • Los buenos inversionistas tienen presencia en social media (twitter, blogs, etc.). Están en constante búsqueda de emprendimientos en los cuáles puedan invertir a través de internet (angel.co; 500.co; Kickstarter.com) o de eventos del medio. Invertir en start ups locales ayuda a mejorar la economía nacional.
  • Otro consejo que dio Brant a los emprendedores, es que cuando estén cerca a los inversionistas, actúen como personas “normales”, es decir, que no hagan su pitch hasta que el inversionista se los pida. Primero hay que desarrollar la relación, antes de vender cualquier cosa.

Bonus track: Les dejo la presentación “Lean Innovation” en SlideShare: